Melilla Baloncesto cae en un partido en el que fue de más a menos

CMB 04-03-2018 - Melilla Baloncesto

  • El conjunto vasco supo darle la vuelta a un marcador adverso de 14 puntos tras el primer cuarto

No se le dan bien tradicionalmente los campos de los recién ascendidos al Melilla Baloncesto. Una tradición que volvió a repetirse este domingo al caer en la pista del Sammic Hostelería por 71-67. Los melillenses fueron de menos a más en el choque, llegaron a ir ganando por 14 puntos al final del primer cuarto, pero los problemas en ataque y un inspirado Vucetic por parte local, dieron al traste con cualquier opción de victoria.

El choque comenzaba con un Sammic Hostelería que salía en zona para sorprender a los de Alejandro Alcoba. Los azulinos circulaban bien el balón, pero el aro rechazaba una y otra vez los lanzamientos de los melillenses. Aun así, Almazán neutralizaba las primeras ventajas locales para llegar al ecuador del primer acto por delante en el electrónico (4-8). Una gran defensa durante todo este primer cuarto, y un Samb muy acertado desde el exterior, permitían al Melilla Baloncesto poner máxima de partido (+14) al final del primer acto (8-22).

No comenzó bien el segundo cuarto para los intereses de los de la Ciudad Autónoma. Las rotaciones supusieron un parón en seco en la producción ofensiva y en defensa el equipo bajada algunos peldaños respecto a lo ofrecido en el primer acto. Un parcial 8-0 de los azpeitarras obligaban a Alcoba a parar el encuentro (16-22). Entró en pista Dani Rodríguez y de la mano del catalán con seis puntos consecutivas, se cortaba de raíz el ímpetu local. El intercambio de canastas, sin un claro dominador de juego, fue la tónica de los minutos finales de este segundo acto al que se llegaría con una renta de siete puntos (28-35) de cara a la segunda mitad.

Tras el paso por los vestuarios, los azulinos recuperaban el nivel del comienzo del encuentro y con un triple de Durán ponían de nuevo el colchón en 12 puntos cuando se habían consumido ya dos minutos y medio de este tercer cuarto. El Decano aguantaba mandando en el electrónico gracias a los puntos de Kapelan, aunque las sensaciones que comenzaban a transmitir no eran las mejores, especialmente en plano ofensivo. Aun asi, el equipo llegaba al último minuto de este tercer acto con siete puntos de ventaja (43-50).  Diferencia que prácticamente se esfumaría de cara al último y definitivo cuarto (47-50).

Los problemas ofensivos continuaron en la reanudación, que solo anotaba en acciones aisladas de garra y trabajo por parte Pablo Almazán. Vucetic, quien debutaba con el conjunto de Sammic, se erigía en líder local para con un triple frontal, que suponía su séptimo punto consecutivo, poner por segunda en el partido a su equipo por delante (54-57). Otro triple de Galarreta lanzaba a los locales. El Melilla Baloncesto se encomendaba a los de casi siempre, Guerra y Dani Rodríguez, pero en esta ocasión no salió cara. Vucetic con otro triple frontal finiquitaba prácticamente el encuentro al poner el 68-63 en el marcador a menos de cuarenta segundos. No les tembló la muñeca a los vascos desde el tiro libre y acabaron llevándose el partido por 71-67.

Melilla Baloncesto cae en un partido en el que fue de más a menos

  • El conjunto vasco supo darle la vuelta a un marcador adverso de 14 puntos tras el primer cuarto

No se le dan bien tradicionalmente los campos de los recién ascendidos al Melilla Baloncesto. Una tradición que volvió a repetirse este domingo al caer en la pista del Sammic Hostelería por 71-67. Los melillenses fueron de menos a más en el choque, llegaron a ir ganando por 14 puntos al final del primer cuarto, pero los problemas en ataque y un inspirado Vucetic por parte local, dieron al traste con cualquier opción de victoria.

El choque comenzaba con un Sammic Hostelería que salía en zona para sorprender a los de Alejandro Alcoba. Los azulinos circulaban bien el balón, pero el aro rechazaba una y otra vez los lanzamientos de los melillenses. Aun así, Almazán neutralizaba las primeras ventajas locales para llegar al ecuador del primer acto por delante en el electrónico (4-8). Una gran defensa durante todo este primer cuarto, y un Samb muy acertado desde el exterior, permitían al Melilla Baloncesto poner máxima de partido (+14) al final del primer acto (8-22).

No comenzó bien el segundo cuarto para los intereses de los de la Ciudad Autónoma. Las rotaciones supusieron un parón en seco en la producción ofensiva y en defensa el equipo bajada algunos peldaños respecto a lo ofrecido en el primer acto. Un parcial 8-0 de los azpeitarras obligaban a Alcoba a parar el encuentro (16-22). Entró en pista Dani Rodríguez y de la mano del catalán con seis puntos consecutivas, se cortaba de raíz el ímpetu local. El intercambio de canastas, sin un claro dominador de juego, fue la tónica de los minutos finales de este segundo acto al que se llegaría con una renta de siete puntos (28-35) de cara a la segunda mitad.

Tras el paso por los vestuarios, los azulinos recuperaban el nivel del comienzo del encuentro y con un triple de Durán ponían de nuevo el colchón en 12 puntos cuando se habían consumido ya dos minutos y medio de este tercer cuarto. El Decano aguantaba mandando en el electrónico gracias a los puntos de Kapelan, aunque las sensaciones que comenzaban a transmitir no eran las mejores, especialmente en plano ofensivo. Aun asi, el equipo llegaba al último minuto de este tercer acto con siete puntos de ventaja (43-50).  Diferencia que prácticamente se esfumaría de cara al último y definitivo cuarto (47-50).

Los problemas ofensivos continuaron en la reanudación, que solo anotaba en acciones aisladas de garra y trabajo por parte Pablo Almazán. Vucetic, quien debutaba con el conjunto de Sammic, se erigía en líder local para con un triple frontal, que suponía su séptimo punto consecutivo, poner por segunda en el partido a su equipo por delante (54-57). Otro triple de Galarreta lanzaba a los locales. El Melilla Baloncesto se encomendaba a los de casi siempre, Guerra y Dani Rodríguez, pero en esta ocasión no salió cara. Vucetic con otro triple frontal finiquitaba prácticamente el encuentro al poner el 68-63 en el marcador a menos de cuarenta segundos. No les tembló la muñeca a los vascos desde el tiro libre y acabaron llevándose el partido por 71-67.