Atasco azulino ante el Écija

UDM 04-03-2018 - UD Melilla

  • Moyita anotó el gol astigitano nada más comenzar el encuentro
  • Richi empató en el 60 transformando una falta que le costó la roja a Luis Martínez
  • Zelu tuvo la victoria en sus pies, pero la gran parada de Molero hizo estéril el pase de la muerte servido por Mustafa

La Unión Deportiva Melilla ha sido una vez más incapaz de vencer en su jornada matinal, y ya van cinco partidos consecutivos sin lograrlo. El resto de resultados del Grupo IV, sin embargo, han determinado que el conjunto melillense permanezca a la misma distancia de los puestos de cabeza, algo que concede cierto halo de esperanza. Un año más, las posibilidades de liguilla de este equipo han de medirse en Huelva, el próximo domingo y a las 12:00 horas. Huelga decir el único resultado que le vale al plantel en este encuentro.

Y es que, como también viene siendo tónica habitual a lo largo de la campaña, los unionistas han sido incapaces -esta mañana y ante su público- de remontar un tanto adverso, un partido que se les puso cuesta arriba en el primer minuto de juego. Aprovechando un resbalón de la defensa azulina, Moyita se hacía con el esférico en tres cuartos para, de disparo cruzado, raso y lejano, superar al azulino Tanis.

El meta donostiarra, sin embargo, se hizo grande para salvar a su equipo de irse con una desventaja aún mayor al descanso. Primero se estiró como un gato para desviar al larguero una buena falta botada por Marrufo, y luego estuvo muy bien para desbaratar el uno contra uno de Juan Delgado que había propiciado una nueva pérdida del conjunto local en su campo. Acciones aisladas de una escuadra que dejaba llevar en todo momento la iniciativa a los melillenses, es cierto, pero acciones que pudieron romper el partido muy pronto.

La primera parte -en general- fue mala de los unionistas, pero en la segunda volvió a verse al equipo bastante más volcado hacia la meta rival. Una vez más, se vio como las urgencias te impiden operar con claridad y, pese al arroje mostrado, tan sólo pudieron arañar un empate.

El tanto melillense llegaría en una de las jugadas polémicas del partido (los de Manolo Herrero también reclamaron más de un penalti en área rival). Mustafa, que en esta segunda mitad se mostró bastante participativo, se marchaba sólo en el vértice izquierdo del área (justo antes de llegar) cuando fue derribado flagrantemente por Luis Martínez. El colegiado determinaba que era una acción manifiesta de gol y expulsaba, por roja directa, al futbolista visitante.

El libre directo lo ejecutaba Richi, que si bien no atinó a la primera, lo hizo a la segunda tras repetir su lanzamiento. El goleador Moyita se adelantó de la barrera al disparo del malagueño, siendo amonestado y concediéndole una segunda oportunidad que Richi ya no malogró. Con una sutil rosca, y desde unos quince metros, superó a la barrera astigitana poniendo el definitivo 1-1 en el marcador.

Decimos definitivo porque, a pesar de las estériles intentonas unionistas, el electrónico ya no se movió. La oportunidad más clara fue para Zelu, que falló en el mano a mano la culminación de un genial contragolpe que comenzó con un gran pase en profundidad de Richi, siguió con una veloz galopada de Mustafa y terminó con una precisa asistencia del saharaui al corazón del área. Molero, sin embargo, salió a por todas para detener un disparo de Zelu que ya se cantaba en la grada.

De ahí al final, nervios e interrupciones hicieron imposible una remontada que hubiese dejado a los norteafricanos en puestos de playoff. Ahora sólo queda levantarse, cambiar la dinámica de resultados y, aunque suene al cuento de siempre, seguir pelando hasta el final. A falta de 30 puntos por disputarse -¡y a tan sólo dos del objetivo del club!- todo puede pasar en un Grupo IV más competido que nunca. Lo bueno de este empate es que llega con un espacio amplio donde, a lo largo de la semana, pueden convivir la autocrítica, el convencimiento y el optimismo, todo ello muy necesario de cara al partido en Huelva. Luchar hasta el final.

FICHA TÉCNICA:

U.D. MELILLA: Tanis, Pepe Romero, Álex Cruz, Richi, Nando, Lolo Garrido (70’, Toscano), Juanma Espinosa, Pedro Vázquez, Zelu (76’, Nacho Aznar), Mustafa y Yacine.

ÉCIJA BALOMPIÉ: Molero, Carmona, Adri Crespo, Curro, Luis Martínez, Marrufo, Manu Reina (91’, Domínguez), Jonathan (58’, Francis), Juan Delgado (min.84, Ebdu), David Castro y Moyita.

GOLES: (0-1): 1’, Moyita. (1-1): 60’, Richi.

ÁRBITRO: Escudero Martín, del Colegio Castellano-Manchego. Amonestó a los locales Nando de la Rosa, Pepe, Yacine y Lolo; y de entre los visitantes a Moyita y Marrufo. Expulsó, en el minuto 57’ y por roja directa, al astigitano Luis Martínez.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 28ª jornada de liga del Grupo IV de 2ªB, disputado en el Estadio Municipal Álvarez Claro ante unos 900 espectadores.

  • RUEDA DE PRENSA DE MANOLO HERRERO
  • Atasco azulino ante el Écija

    • Moyita anotó el gol astigitano nada más comenzar el encuentro
    • Richi empató en el 60 transformando una falta que le costó la roja a Luis Martínez
    • Zelu tuvo la victoria en sus pies, pero la gran parada de Molero hizo estéril el pase de la muerte servido por Mustafa

    La Unión Deportiva Melilla ha sido una vez más incapaz de vencer en su jornada matinal, y ya van cinco partidos consecutivos sin lograrlo. El resto de resultados del Grupo IV, sin embargo, han determinado que el conjunto melillense permanezca a la misma distancia de los puestos de cabeza, algo que concede cierto halo de esperanza. Un año más, las posibilidades de liguilla de este equipo han de medirse en Huelva, el próximo domingo y a las 12:00 horas. Huelga decir el único resultado que le vale al plantel en este encuentro.

    Y es que, como también viene siendo tónica habitual a lo largo de la campaña, los unionistas han sido incapaces -esta mañana y ante su público- de remontar un tanto adverso, un partido que se les puso cuesta arriba en el primer minuto de juego. Aprovechando un resbalón de la defensa azulina, Moyita se hacía con el esférico en tres cuartos para, de disparo cruzado, raso y lejano, superar al azulino Tanis.

    El meta donostiarra, sin embargo, se hizo grande para salvar a su equipo de irse con una desventaja aún mayor al descanso. Primero se estiró como un gato para desviar al larguero una buena falta botada por Marrufo, y luego estuvo muy bien para desbaratar el uno contra uno de Juan Delgado que había propiciado una nueva pérdida del conjunto local en su campo. Acciones aisladas de una escuadra que dejaba llevar en todo momento la iniciativa a los melillenses, es cierto, pero acciones que pudieron romper el partido muy pronto.

    La primera parte -en general- fue mala de los unionistas, pero en la segunda volvió a verse al equipo bastante más volcado hacia la meta rival. Una vez más, se vio como las urgencias te impiden operar con claridad y, pese al arroje mostrado, tan sólo pudieron arañar un empate.

    El tanto melillense llegaría en una de las jugadas polémicas del partido (los de Manolo Herrero también reclamaron más de un penalti en área rival). Mustafa, que en esta segunda mitad se mostró bastante participativo, se marchaba sólo en el vértice izquierdo del área (justo antes de llegar) cuando fue derribado flagrantemente por Luis Martínez. El colegiado determinaba que era una acción manifiesta de gol y expulsaba, por roja directa, al futbolista visitante.

    El libre directo lo ejecutaba Richi, que si bien no atinó a la primera, lo hizo a la segunda tras repetir su lanzamiento. El goleador Moyita se adelantó de la barrera al disparo del malagueño, siendo amonestado y concediéndole una segunda oportunidad que Richi ya no malogró. Con una sutil rosca, y desde unos quince metros, superó a la barrera astigitana poniendo el definitivo 1-1 en el marcador.

    Decimos definitivo porque, a pesar de las estériles intentonas unionistas, el electrónico ya no se movió. La oportunidad más clara fue para Zelu, que falló en el mano a mano la culminación de un genial contragolpe que comenzó con un gran pase en profundidad de Richi, siguió con una veloz galopada de Mustafa y terminó con una precisa asistencia del saharaui al corazón del área. Molero, sin embargo, salió a por todas para detener un disparo de Zelu que ya se cantaba en la grada.

    De ahí al final, nervios e interrupciones hicieron imposible una remontada que hubiese dejado a los norteafricanos en puestos de playoff. Ahora sólo queda levantarse, cambiar la dinámica de resultados y, aunque suene al cuento de siempre, seguir pelando hasta el final. A falta de 30 puntos por disputarse -¡y a tan sólo dos del objetivo del club!- todo puede pasar en un Grupo IV más competido que nunca. Lo bueno de este empate es que llega con un espacio amplio donde, a lo largo de la semana, pueden convivir la autocrítica, el convencimiento y el optimismo, todo ello muy necesario de cara al partido en Huelva. Luchar hasta el final.

    FICHA TÉCNICA:

    U.D. MELILLA: Tanis, Pepe Romero, Álex Cruz, Richi, Nando, Lolo Garrido (70’, Toscano), Juanma Espinosa, Pedro Vázquez, Zelu (76’, Nacho Aznar), Mustafa y Yacine.

    ÉCIJA BALOMPIÉ: Molero, Carmona, Adri Crespo, Curro, Luis Martínez, Marrufo, Manu Reina (91’, Domínguez), Jonathan (58’, Francis), Juan Delgado (min.84, Ebdu), David Castro y Moyita.

    GOLES: (0-1): 1’, Moyita. (1-1): 60’, Richi.

    ÁRBITRO: Escudero Martín, del Colegio Castellano-Manchego. Amonestó a los locales Nando de la Rosa, Pepe, Yacine y Lolo; y de entre los visitantes a Moyita y Marrufo. Expulsó, en el minuto 57’ y por roja directa, al astigitano Luis Martínez.

    INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 28ª jornada de liga del Grupo IV de 2ªB, disputado en el Estadio Municipal Álvarez Claro ante unos 900 espectadores.

  • RUEDA DE PRENSA DE MANOLO HERRERO