Mal día y malas sensaciones para Rafa Botello en el Maratón de Dubai

I.S.V. 26-01-2018 - Runbike

  • Acaba la prueba en octava posición sin poder aguantar el ritmo de otros corredores que, habitualmente, están por detrás de él

Rafa Botello ha disputado esta mañana el primero de los compromisos deportivos de 2018. Lo hacía en Dubai con el objetivo de revalidar el título que obtuvo el año pasado. Pero como el mismo reconoce el de hoy ha sido un mal día y una carrera muy rara. La prueba arrancaba a las 5:55 horas con un poco de frío y mucha humedad, algo raro en este país.

Tras situarse en cuarta posición, y viendo que los primeros llevan un ritmo demasiado elevado, el paralímpico de ascendencia melillense decide aflojar para colocarse con el segundo grupo. Tras 300 metros recorridos se sitúa en sexta posición pero reconoce que lo está dando todo “y me costaba la vida aguantar”.

En los primeros 1.300 metros se echa a un lado, diciéndole a un compañero que no puede y que le pase para no molestar. El hecho de tener que ir a rueda de otros competidores es algo nuevo para Rafa Botello y decide acabar la carrera “por orgullo y por mi compromiso con la organización de la prueba”, ya que el desánimo y la impotencia se habían adueñado de su persona.

Confiesa que en condiciones normales podría haber luchado por la tercera plaza ya que los dos primeros “estaban a otro nivel”. Tras llegar a meta en octava posición y una marca que no le convence 1 hora 43 minutos, explica que ahora es turno de llegar a casa y hablar con su entrenador para ver qué ha podido pasar. 

Mal día y malas sensaciones para Rafa Botello en el Maratón de Dubai

  • Acaba la prueba en octava posición sin poder aguantar el ritmo de otros corredores que, habitualmente, están por detrás de él

Rafa Botello ha disputado esta mañana el primero de los compromisos deportivos de 2018. Lo hacía en Dubai con el objetivo de revalidar el título que obtuvo el año pasado. Pero como el mismo reconoce el de hoy ha sido un mal día y una carrera muy rara. La prueba arrancaba a las 5:55 horas con un poco de frío y mucha humedad, algo raro en este país.

Tras situarse en cuarta posición, y viendo que los primeros llevan un ritmo demasiado elevado, el paralímpico de ascendencia melillense decide aflojar para colocarse con el segundo grupo. Tras 300 metros recorridos se sitúa en sexta posición pero reconoce que lo está dando todo “y me costaba la vida aguantar”.

En los primeros 1.300 metros se echa a un lado, diciéndole a un compañero que no puede y que le pase para no molestar. El hecho de tener que ir a rueda de otros competidores es algo nuevo para Rafa Botello y decide acabar la carrera “por orgullo y por mi compromiso con la organización de la prueba”, ya que el desánimo y la impotencia se habían adueñado de su persona.

Confiesa que en condiciones normales podría haber luchado por la tercera plaza ya que los dos primeros “estaban a otro nivel”. Tras llegar a meta en octava posición y una marca que no le convence 1 hora 43 minutos, explica que ahora es turno de llegar a casa y hablar con su entrenador para ver qué ha podido pasar.