El indescifrable mundo del fútbol Juan Moya

El entrenamiento del portero

20-12-2018

  • Debemos buscar que todas las acciones se aproximen a las condiciones reales de juego

A diferencia de años atrás, en el que los porteros estaban a menudo “dejados a su aire”, en la actualidad en los equipos se dedica mucho más tiempo al entrenamiento del portero, y cada equipo, sobre todo en profesionales, suelen tener un entrenador para sus porteros.

En todo entrenamiento debemos buscar que todas las acciones se aproximen a las condiciones reales de juego, por ello:

Si recogemos en un gráfico las diferentes acciones técnicas que ejecuta un portero tanto con las manos como con los pies durante el transcurso de un encuentro, “nos sorprenderemos”, pero conseguiremos datos reales para desarrollar unos entrenamientos de mayor calidad.

Lo primero que observamos en el gráfico es que la mayoría de las acciones defensivas y ofensivas que ejecuta el portero van encadenadas a un desplazamiento (suelen ser muy cortos y los largos no suelen superar los 25/30 metros).

Observamos que hay desplazamientos laterales, frontales, de espaldas, manifestados en los blocajes, en las salidas, en las prolongaciones, en los despejes, en los saques, en los pases... 

Luego, habrá que tenerlo en cuenta a la hora de crear ejercicios, no hacerlo de forma estática. Hay que encadenar acciones que lleven desplazamientos entre ellas. 

Por ejemplo: En un balón aéreo, el portero hace una salida para despejar de puños y retrocede de espaldas para realizar un desvío con prolongación por encima del larguero, en un envío posterior. Se encadenan dos acciones técnicas con dos desplazamientos diferentes.

La segunda de las acciones más repetida por el portero la ejecuta con los pies. Estas acciones, son las encargadas de poner el balón en juego, a balón parado, después de una cesión de compañero, o saque de puerta.

Será primordial inculcar a nuestros porteros algunos conceptos básicos de actuación con el balón en los pies:

-No despejar el balón por el centro, siempre hacia la línea de banda para evitar un rebote en algún jugador rival que esté presionando.

-Si el pase atrás viene desde un lado, cambiar la orientación del juego hacia el otro para evitar la presión.

-Siempre que se pueda, realizar el pase a los jugadores más cercanos que no estén presionados.

-Más vale un despeje hacia fuera de banda que un pase arriesgado o un regate.

Tenemos que realizar entrenamientos lo más integrales posibles con nuestros porteros, para que practiquen de forma parecida a la propia competición.

Es muy importanciadurante las sesiones la comunicación verbal entre portero y defensas.Los problemas que se ocasionan de tiempo y espacio entre portero y defensas se tienen que solucionar con órdenes cortas.

Ejemplo de ejercicio de comunicación verbal:

Al lado de cada poste de las porterías se encuentran atacantes y defensores. El portero envía el balón con la mano a un atacante que intenta marcar en la portería de enfrente, al tiempo que, desde el otro costado, sale a neutralizar la jugada un defensor. Si el portero ve que llega con ventaja, grita “yo”.Si por el contrario ve que su compañero defensor tiene más ventaja que él grita “”. Se utilizan monosílabos,para ganar tiempo.

No podemos olvidar trabajar los movimientos tácticos que se manifiestan en función del balón, el juego posicional y en la colocación de sus defensas y barreras.  

En el fútbol hay un principio fundamental que dice: “Las líneas de atrás gobiernan y mandan sobre las de delante”. Debemos acostumbrar a los porteros desde sus comienzos que deben ordenar la mejor posición y situación de sus defensas e indicarles a la vez la posición de los contrarios.

Posición y situación del portero

Debe de estar ligeramente adelantado con respecto a la línea de meta 1 metro, equilibrado con el peso del cuerpo repartido entre las dos piernas para que no puedan sorprenderles a contrapié. Las rodillas ligeramente flexionadas y el cuerpo levemente inclinado hacia delante con los brazos ligeramente adelantados horizontales al suelo y doblado por los codos. Siempre la mirada atenta al balón y en tensión para poder actuar de inmediato.

Estar bien situado y tener clara unas referencias: el balón, el contrario y la portería. La situación ideal es algún punto en la bisectriz del ángulo que forma el balón y los postes.

En el 1 contra 1 es fundamental aguantar el máximo tiempo posible sin tirarse, de este modo: reducimos el ángulo,dificultamos el regate del atacante, retardamos la acción facilitando el apoyo de un compañero (cobertura), y evitamos penaltis y expulsiones innecesarias.

Para corregir el ángulo, es imprescindible tener un buen desplazamiento lateral. Para cerrarlo es importantísimo avanzar hacia el poseedor del balón para reducirle el ángulo de tiro.

En ocasiones debe actuar como hombre libre y salir a los balones mandados en profundidad por los adversarios.

Recomendación para realizar una buena sesión de entrenamiento del portero:

-Presentar unas sesiones atractivas y gratificantes evitando que se convierta en una esclavitud o aburrimiento para ellos.

-Realizar 2-3 sesiones a la semana de 20-30 minutos.

-Mejor dos porteros que uno en la organización y tres mejor que dos

-Series de 3 a 5 repeticiones y exigir realizarlas a elevada intensidad (anaeróbico láctico), durante un encuentro no suele haber más de 3 o 4 acciones seguidas, y con mucha pausa hasta la siguiente.

-Contar con bastantes balones en las sesiones.

-Buscar ejercicios con objetivos y entrenar puntos débiles.

-Enfatizar en los entrenamientos los errores de los partidos.

-Ser autocrítico, analizar y corregir junto al portero.

-Es necesario que el portero salga de las sesiones pensando que ha parado mucho y bien (para ello no debemos descuidar el aspecto psicológico).

El entrenamiento del portero

  • Debemos buscar que todas las acciones se aproximen a las condiciones reales de juego

A diferencia de años atrás, en el que los porteros estaban a menudo “dejados a su aire”, en la actualidad en los equipos se dedica mucho más tiempo al entrenamiento del portero, y cada equipo, sobre todo en profesionales, suelen tener un entrenador para sus porteros.

En todo entrenamiento debemos buscar que todas las acciones se aproximen a las condiciones reales de juego, por ello:

Si recogemos en un gráfico las diferentes acciones técnicas que ejecuta un portero tanto con las manos como con los pies durante el transcurso de un encuentro, “nos sorprenderemos”, pero conseguiremos datos reales para desarrollar unos entrenamientos de mayor calidad.

Lo primero que observamos en el gráfico es que la mayoría de las acciones defensivas y ofensivas que ejecuta el portero van encadenadas a un desplazamiento (suelen ser muy cortos y los largos no suelen superar los 25/30 metros).

Observamos que hay desplazamientos laterales, frontales, de espaldas, manifestados en los blocajes, en las salidas, en las prolongaciones, en los despejes, en los saques, en los pases... 

Luego, habrá que tenerlo en cuenta a la hora de crear ejercicios, no hacerlo de forma estática. Hay que encadenar acciones que lleven desplazamientos entre ellas. 

Por ejemplo: En un balón aéreo, el portero hace una salida para despejar de puños y retrocede de espaldas para realizar un desvío con prolongación por encima del larguero, en un envío posterior. Se encadenan dos acciones técnicas con dos desplazamientos diferentes.

La segunda de las acciones más repetida por el portero la ejecuta con los pies. Estas acciones, son las encargadas de poner el balón en juego, a balón parado, después de una cesión de compañero, o saque de puerta.

Será primordial inculcar a nuestros porteros algunos conceptos básicos de actuación con el balón en los pies:

-No despejar el balón por el centro, siempre hacia la línea de banda para evitar un rebote en algún jugador rival que esté presionando.

-Si el pase atrás viene desde un lado, cambiar la orientación del juego hacia el otro para evitar la presión.

-Siempre que se pueda, realizar el pase a los jugadores más cercanos que no estén presionados.

-Más vale un despeje hacia fuera de banda que un pase arriesgado o un regate.

Tenemos que realizar entrenamientos lo más integrales posibles con nuestros porteros, para que practiquen de forma parecida a la propia competición.

Es muy importanciadurante las sesiones la comunicación verbal entre portero y defensas.Los problemas que se ocasionan de tiempo y espacio entre portero y defensas se tienen que solucionar con órdenes cortas.

Ejemplo de ejercicio de comunicación verbal:

Al lado de cada poste de las porterías se encuentran atacantes y defensores. El portero envía el balón con la mano a un atacante que intenta marcar en la portería de enfrente, al tiempo que, desde el otro costado, sale a neutralizar la jugada un defensor. Si el portero ve que llega con ventaja, grita “yo”.Si por el contrario ve que su compañero defensor tiene más ventaja que él grita “”. Se utilizan monosílabos,para ganar tiempo.

No podemos olvidar trabajar los movimientos tácticos que se manifiestan en función del balón, el juego posicional y en la colocación de sus defensas y barreras.  

En el fútbol hay un principio fundamental que dice: “Las líneas de atrás gobiernan y mandan sobre las de delante”. Debemos acostumbrar a los porteros desde sus comienzos que deben ordenar la mejor posición y situación de sus defensas e indicarles a la vez la posición de los contrarios.

Posición y situación del portero

Debe de estar ligeramente adelantado con respecto a la línea de meta 1 metro, equilibrado con el peso del cuerpo repartido entre las dos piernas para que no puedan sorprenderles a contrapié. Las rodillas ligeramente flexionadas y el cuerpo levemente inclinado hacia delante con los brazos ligeramente adelantados horizontales al suelo y doblado por los codos. Siempre la mirada atenta al balón y en tensión para poder actuar de inmediato.

Estar bien situado y tener clara unas referencias: el balón, el contrario y la portería. La situación ideal es algún punto en la bisectriz del ángulo que forma el balón y los postes.

En el 1 contra 1 es fundamental aguantar el máximo tiempo posible sin tirarse, de este modo: reducimos el ángulo,dificultamos el regate del atacante, retardamos la acción facilitando el apoyo de un compañero (cobertura), y evitamos penaltis y expulsiones innecesarias.

Para corregir el ángulo, es imprescindible tener un buen desplazamiento lateral. Para cerrarlo es importantísimo avanzar hacia el poseedor del balón para reducirle el ángulo de tiro.

En ocasiones debe actuar como hombre libre y salir a los balones mandados en profundidad por los adversarios.

Recomendación para realizar una buena sesión de entrenamiento del portero:

-Presentar unas sesiones atractivas y gratificantes evitando que se convierta en una esclavitud o aburrimiento para ellos.

-Realizar 2-3 sesiones a la semana de 20-30 minutos.

-Mejor dos porteros que uno en la organización y tres mejor que dos

-Series de 3 a 5 repeticiones y exigir realizarlas a elevada intensidad (anaeróbico láctico), durante un encuentro no suele haber más de 3 o 4 acciones seguidas, y con mucha pausa hasta la siguiente.

-Contar con bastantes balones en las sesiones.

-Buscar ejercicios con objetivos y entrenar puntos débiles.

-Enfatizar en los entrenamientos los errores de los partidos.

-Ser autocrítico, analizar y corregir junto al portero.

-Es necesario que el portero salga de las sesiones pensando que ha parado mucho y bien (para ello no debemos descuidar el aspecto psicológico).