Los comienzos de la publicidad en el fútbol melillense

Antonio G. Jáuregui 14-07-2016 - Historia

  • La primera constancia de un anuncio publicitario en Melilla tuvo lugar en 1917

  • Los partidos de fútbol también comenzaron a publicitarse en Melilla a partir de 1925

El fútbol llegó a España a finales del siglo XIX y a Melilla, a principios del XX. Pronto se hizo popular y pasó a formar parte importante de las actividades de ocio y diversión de la población melillense de la época (hombres y mujeres), aunque éstas, sólo como espectadoras, dejando al hombre la práctica y organización del mismo.

El éxito de un deporte hecho a medida del carácter hispano pronto se convirtió en espectáculo de masas, atrayendo consigo la publicidad de todo tipo de productos, que aspiraban conseguir darse a conocer en un importante mercado de posibles compradores.

La primera constancia de un anuncio publicitario en Melilla tuvo lugar en 1917. En aquel tiempo la ciudad sólo contaba con El Telegrama del Rif como medio informativo para llegar al ciudadano. Aún no existía la radio comercial y mucho menos la televisión. Este anuncio era el de una tienda de prendas deportivas situada en la Calle de Sor Alegría y no se refería en exclusiva al fútbol, sino que anunciaba también los productos de otros deportes practicados en la ciudad como el lawn-tennis y los patines.

Es en la década de los años veinte, con la consolidación del fútbol como espectáculo de masas, cuando empiezan a publicarse en la prensa local anuncios de los productos más variopintos, a veces sin la más mínima relación con la práctica de una sana actividad deportiva y es también en el que tenemos conocimiento del uso de la fama de un futbolista como gancho publicitario, Ricardo Zamora, el portero de fútbol de la primera Selección Nacional Española, la que participó en 1920 en los Juegos Olímpicos de Amberes. Sin duda es el primer caso de personaje mediático de la historia del deporte español utilizado por los comerciantes como “gancho” para convencer a los españoles de las bondades de sus productos, aunque estos nada tuvieran que ver con el fútbol.

Los partidos de fútbol también comenzaron a publicitarse en Melilla a partir de 1925. La Hípica ostentaba el monopolio de los encuentros que se disputaban en la ciudad al ser los propietarios del único campo de fútbol. Aun así, existía la necesidad de anunciarse pues no eran pocos los habitantes de los distintos pueblos y ciudades del Protectorado, tanto del francés como del español, que acudían a presenciarlos.    

.

.

.

.

Los comienzos de la publicidad en el fútbol melillense

  • La primera constancia de un anuncio publicitario en Melilla tuvo lugar en 1917

  • Los partidos de fútbol también comenzaron a publicitarse en Melilla a partir de 1925

El fútbol llegó a España a finales del siglo XIX y a Melilla, a principios del XX. Pronto se hizo popular y pasó a formar parte importante de las actividades de ocio y diversión de la población melillense de la época (hombres y mujeres), aunque éstas, sólo como espectadoras, dejando al hombre la práctica y organización del mismo.

El éxito de un deporte hecho a medida del carácter hispano pronto se convirtió en espectáculo de masas, atrayendo consigo la publicidad de todo tipo de productos, que aspiraban conseguir darse a conocer en un importante mercado de posibles compradores.

La primera constancia de un anuncio publicitario en Melilla tuvo lugar en 1917. En aquel tiempo la ciudad sólo contaba con El Telegrama del Rif como medio informativo para llegar al ciudadano. Aún no existía la radio comercial y mucho menos la televisión. Este anuncio era el de una tienda de prendas deportivas situada en la Calle de Sor Alegría y no se refería en exclusiva al fútbol, sino que anunciaba también los productos de otros deportes practicados en la ciudad como el lawn-tennis y los patines.

Es en la década de los años veinte, con la consolidación del fútbol como espectáculo de masas, cuando empiezan a publicarse en la prensa local anuncios de los productos más variopintos, a veces sin la más mínima relación con la práctica de una sana actividad deportiva y es también en el que tenemos conocimiento del uso de la fama de un futbolista como gancho publicitario, Ricardo Zamora, el portero de fútbol de la primera Selección Nacional Española, la que participó en 1920 en los Juegos Olímpicos de Amberes. Sin duda es el primer caso de personaje mediático de la historia del deporte español utilizado por los comerciantes como “gancho” para convencer a los españoles de las bondades de sus productos, aunque estos nada tuvieran que ver con el fútbol.

Los partidos de fútbol también comenzaron a publicitarse en Melilla a partir de 1925. La Hípica ostentaba el monopolio de los encuentros que se disputaban en la ciudad al ser los propietarios del único campo de fútbol. Aun así, existía la necesidad de anunciarse pues no eran pocos los habitantes de los distintos pueblos y ciudades del Protectorado, tanto del francés como del español, que acudían a presenciarlos.    

.

.

.

.