A por la trigésima

Antonio G. Jáuregui 23-05-2016 - Historia

  • La Segunda División B del fútbol español se puso en marcha en la temporada 1987-1988 y desde entonces la UD Melilla ha militado en esta categoría

Con ellos empezó todo

El pleno de la Real Federación Española de Fútbol celebrado en el año 1986 acordaba la creación de la Segunda División B para equipos de Tercera y Segunda División, formada por 80 equipos, encuadrados en cuatro grupos de veinte. Este acuerdo plenario entraría en vigor en la temporada de 1987-88.

Al Grupo IX de la Tercera División, en el que milita la Unión Deportiva Melilla, le corresponden cuatro plazas para los cuatro primeros clasificados del grupo al finalizar la temporada 1986-87. No cabe pues otra aspiración que finalizar la liga clasificado entre esos cuatro. El Melilla finalizó la temporada en la tercera posición, lo que le otorgó el derecho a inaugurar la nueva temporada en la recién creada categoría.

Desde entonces hasta la recién acabada 2015-16 han transcurrido 29 temporadas, en las que, con suerte dispar, no podía ser de otra manera, la Unión Deportiva Melilla ha participado en todas y cada una de ellas, convirtiéndose en el único equipo de los cuatro grupos en lograrlo, lo que le otorga el exclusivo derecho de titularse el equipo “DECANO” de la Segunda División B del fútbol español.

La próxima temporada 2016-17, la UD Melilla cumplirá su trigésima participación, treinta años desde que inició esta aventura, se cumplirá el próximo 2017. Vamos a hacer un breve resumen de las temporadas más relevantes de la escuadra azulina.

El debut del equipo melillense en la categoría, encuadrado en el Grupo IV, se produjo en casa frente al Olímpico de Játiva con el resultado de empate a cero. Presidía el equipo Francisco López y lo entrenaba José Víctor. Finalizó esta primera temporada clasificado en el séptimo lugar de la tabla.

Sería dos temporadas más tarde, en la 1989-90, militando en el Grupo III, con Francisco Benítez de presidente y Alvarito de entrenador, cuando la UD Melilla comenzó a dar muestras de su valía. Finalizó la temporada en el segundo puesto de la clasificación. Una liga que ganó el Albacete de Benito Floro y que le valió el ascenso a la Segunda División A, el que sólo ascendía el primer clasificado. Advirtió de lo injusto del sistema y obligó a cambiar la norma para que en lo sucesivo adquirieran el derecho a participar en una fase de ascenso los cuatro primeros clasificados de cada grupo. Para consuelo, cabe decir que el Albacete perdió los dos partidos que le enfrentaron al equipo melillense en la Liga regular, dos a cero en el Álvarez Claro y cero a uno en Albacete.

Unas mejor y otras más agobiada van transcurriendo las temporadas de la UD Melilla en la Segunda B. Cabe destacar que en la temporada 1995-96 se instauraba la liga de los tres puntos por victoria, uno por empate y cero por derrota.

Fue la temporada 1998-99 la mejor de la historia de la UD Melilla en sus 29 participaciones. Presidida por Diego Bernal y entrenada por López Caro, se proclamó campeona del Grupo IV. La fase de ascenso se jugó contra Universidad de Las Palmas, Burgos CF y Elche CF, siendo éste último el que en una liguilla no exenta de polémicas ascendiera a la Segunda División.

Si la 98-99 fue la mejor, la temporada 2001-02, presidida de nuevo por Francisco Benítez y entrenada por Generelo cesado y sustituido por Francisco Montoya, fue la más comprometida. El equipo melillense acabó en el puesto 16, lo que le obligaba a jugar por la permanencia, que correspondió disputarla contra los vascos del Beasaín, al que se venció por 2 a 0 en Melilla y se empató a cero en el partido de vuelta, salvando la categoría.

La temporada 2008-09 trae consigo una nueva modificación en las liguillas de ascenso. La UD Melilla juega dos consecutivas, en las temporadas 2009-10 y 2010-11, perdiendo en ambas, la primera frente al Universidad de Las Palmas y la segunda, frente al Deportivo Alavés.

Finalizada una difícil temporada, la próxima será la trigésima, con Luis Manuel Rincón debutando en la presidencia y Carlos Granero en la dirección del equipo. Sólo cabe desearles mucha suerte y muchos éxitos. 

Con ellos empezó todo

A por la trigésima

  • La Segunda División B del fútbol español se puso en marcha en la temporada 1987-1988 y desde entonces la UD Melilla ha militado en esta categoría

El pleno de la Real Federación Española de Fútbol celebrado en el año 1986 acordaba la creación de la Segunda División B para equipos de Tercera y Segunda División, formada por 80 equipos, encuadrados en cuatro grupos de veinte. Este acuerdo plenario entraría en vigor en la temporada de 1987-88.

Al Grupo IX de la Tercera División, en el que milita la Unión Deportiva Melilla, le corresponden cuatro plazas para los cuatro primeros clasificados del grupo al finalizar la temporada 1986-87. No cabe pues otra aspiración que finalizar la liga clasificado entre esos cuatro. El Melilla finalizó la temporada en la tercera posición, lo que le otorgó el derecho a inaugurar la nueva temporada en la recién creada categoría.

Desde entonces hasta la recién acabada 2015-16 han transcurrido 29 temporadas, en las que, con suerte dispar, no podía ser de otra manera, la Unión Deportiva Melilla ha participado en todas y cada una de ellas, convirtiéndose en el único equipo de los cuatro grupos en lograrlo, lo que le otorga el exclusivo derecho de titularse el equipo “DECANO” de la Segunda División B del fútbol español.

La próxima temporada 2016-17, la UD Melilla cumplirá su trigésima participación, treinta años desde que inició esta aventura, se cumplirá el próximo 2017. Vamos a hacer un breve resumen de las temporadas más relevantes de la escuadra azulina.

El debut del equipo melillense en la categoría, encuadrado en el Grupo IV, se produjo en casa frente al Olímpico de Játiva con el resultado de empate a cero. Presidía el equipo Francisco López y lo entrenaba José Víctor. Finalizó esta primera temporada clasificado en el séptimo lugar de la tabla.

Sería dos temporadas más tarde, en la 1989-90, militando en el Grupo III, con Francisco Benítez de presidente y Alvarito de entrenador, cuando la UD Melilla comenzó a dar muestras de su valía. Finalizó la temporada en el segundo puesto de la clasificación. Una liga que ganó el Albacete de Benito Floro y que le valió el ascenso a la Segunda División A, el que sólo ascendía el primer clasificado. Advirtió de lo injusto del sistema y obligó a cambiar la norma para que en lo sucesivo adquirieran el derecho a participar en una fase de ascenso los cuatro primeros clasificados de cada grupo. Para consuelo, cabe decir que el Albacete perdió los dos partidos que le enfrentaron al equipo melillense en la Liga regular, dos a cero en el Álvarez Claro y cero a uno en Albacete.

Unas mejor y otras más agobiada van transcurriendo las temporadas de la UD Melilla en la Segunda B. Cabe destacar que en la temporada 1995-96 se instauraba la liga de los tres puntos por victoria, uno por empate y cero por derrota.

Fue la temporada 1998-99 la mejor de la historia de la UD Melilla en sus 29 participaciones. Presidida por Diego Bernal y entrenada por López Caro, se proclamó campeona del Grupo IV. La fase de ascenso se jugó contra Universidad de Las Palmas, Burgos CF y Elche CF, siendo éste último el que en una liguilla no exenta de polémicas ascendiera a la Segunda División.

Si la 98-99 fue la mejor, la temporada 2001-02, presidida de nuevo por Francisco Benítez y entrenada por Generelo cesado y sustituido por Francisco Montoya, fue la más comprometida. El equipo melillense acabó en el puesto 16, lo que le obligaba a jugar por la permanencia, que correspondió disputarla contra los vascos del Beasaín, al que se venció por 2 a 0 en Melilla y se empató a cero en el partido de vuelta, salvando la categoría.

La temporada 2008-09 trae consigo una nueva modificación en las liguillas de ascenso. La UD Melilla juega dos consecutivas, en las temporadas 2009-10 y 2010-11, perdiendo en ambas, la primera frente al Universidad de Las Palmas y la segunda, frente al Deportivo Alavés.

Finalizada una difícil temporada, la próxima será la trigésima, con Luis Manuel Rincón debutando en la presidencia y Carlos Granero en la dirección del equipo. Sólo cabe desearles mucha suerte y muchos éxitos.