La Federación Melillense de Fútbol cumple 100 años

Antonio G. Jáuregui 31-03-2016 - Historia

  • La primera sede se estableció en el colegio que los Hermanos de la Doctrina Cristiana (La Salle) tenían en el número 28 de la Calle O’Donnel

Los primeros conocimientos de partidos de fútbol celebrados en Melilla los tenemos de 1908. El Sporting Club, creado por jóvenes melillenses, disponía de unos terrenos en la parte alta del Parque Hernández.

En 1909 el Melilla Foot-ball Club jugaba ante numeroso público en la explanada de Triana, los señores Salama hijo y Requena invitaban a los jóvenes a formar parte de la sociedad.

En las fiestas de Melilla de 1912, también ante numeroso público, en presencia de las primeras autoridades y amenizado por la Banda de música del Regimiento de Ceriñola, Sporting Club y Melilla Foot-ball Club disputaban un partido en la plaza del Tesorillo. Los Batallones de Cazadores de Tarifa y Chiclana jugaban otro a continuación.

Al siguiente año de 1913, también con motivo de las fiestas patronales, el Sporting Club, en esta ocasión contra sí mismo, jugaba otro partido y lo hacía en las inmediaciones de los Baños de Apolo, playa de La Hípica.

La afición crecía y la práctica del fútbol, como deporte nuevo, comenzaba a reclamar un lugar fijo para su práctica, organización y el conocimiento de las reglas del juego, tanto para los practicantes como para los espectadores.

Así las cosas, un grupo de prohombres civiles y militares se reunía el jueves 30 de marzo de 1916 a las tres de la tarde para constituir la Federación Africana de Football, que pasó a presidir don Rafael Pérez Herrera, teniente coronel de Caballería, destinado en el Regimiento de Taxdir. En la misma reunión se nombró el Colegio de Árbitros presidido por don Isidoro Corbinos, y se estableció la primera sede en el colegio que los Hermanos de la Doctrina Cristiana (La Salle) tenían en el número 28 de la Calle O’Donnel y que también lo era del Club Iris creado por ellos, para sus alumnos.

La Federación se tomó muy en serio su función y los campeonatos se fueron sucediendo en los años venideros hasta 1921, en principio en la explanada de Alfonso XIII (inmediaciones de la Base militar y Álvarez Claro), y poco después en el campo de fútbol construido en la Sociedad Hípica.

Con motivo de los luctuosos sucesos de Annual, el fútbol federativo, que no su práctica, comenzó un lento decaer, en parte por la situación bélica y también por la necesidad de competir con equipos de otras latitudes. El enfrentamiento continuo de los cuatro equipos de primera categoría de la ciudad, Sociedad Hípica, Juventud Deportiva Melillense, Deportivo Español y Melilla FC, producía un cierto hastío en la afición y demasiadas cuentas pendientes debido a los continuos enfrentamientos.

En 1931 se creaba en Ceuta la Federación de Fútbol, que partía con la ventaja de su cercanía con la Península y con las ciudades del Protectorado, Tetuán, Larache, y la internacional Tánger. Esto, y las mejoras de las comunicaciones, hicieron que Melilla se adhiriera a la Federación del Norte de África con sede en la ciudad hermana y con delegación en la nuestra.

Esta situación de dependencia con Ceuta pervivió en el tiempo hasta 1999, en que Melilla pudo por fin conseguir la independencia administrativa de un fútbol que durante mucho tiempo se sintió menoscabado por el protagonismo ceutí, casi siempre con razón.

Sólo nos resta felicitar a los actuales responsables de la Federación Territorial de Melilla, representados por su presidente, casualmente también militar, don Diego Martínez Gómez. Larga vida y muchos éxitos. 

La Federación Melillense de Fútbol cumple 100 años

  • La primera sede se estableció en el colegio que los Hermanos de la Doctrina Cristiana (La Salle) tenían en el número 28 de la Calle O’Donnel

Los primeros conocimientos de partidos de fútbol celebrados en Melilla los tenemos de 1908. El Sporting Club, creado por jóvenes melillenses, disponía de unos terrenos en la parte alta del Parque Hernández.

En 1909 el Melilla Foot-ball Club jugaba ante numeroso público en la explanada de Triana, los señores Salama hijo y Requena invitaban a los jóvenes a formar parte de la sociedad.

En las fiestas de Melilla de 1912, también ante numeroso público, en presencia de las primeras autoridades y amenizado por la Banda de música del Regimiento de Ceriñola, Sporting Club y Melilla Foot-ball Club disputaban un partido en la plaza del Tesorillo. Los Batallones de Cazadores de Tarifa y Chiclana jugaban otro a continuación.

Al siguiente año de 1913, también con motivo de las fiestas patronales, el Sporting Club, en esta ocasión contra sí mismo, jugaba otro partido y lo hacía en las inmediaciones de los Baños de Apolo, playa de La Hípica.

La afición crecía y la práctica del fútbol, como deporte nuevo, comenzaba a reclamar un lugar fijo para su práctica, organización y el conocimiento de las reglas del juego, tanto para los practicantes como para los espectadores.

Así las cosas, un grupo de prohombres civiles y militares se reunía el jueves 30 de marzo de 1916 a las tres de la tarde para constituir la Federación Africana de Football, que pasó a presidir don Rafael Pérez Herrera, teniente coronel de Caballería, destinado en el Regimiento de Taxdir. En la misma reunión se nombró el Colegio de Árbitros presidido por don Isidoro Corbinos, y se estableció la primera sede en el colegio que los Hermanos de la Doctrina Cristiana (La Salle) tenían en el número 28 de la Calle O’Donnel y que también lo era del Club Iris creado por ellos, para sus alumnos.

La Federación se tomó muy en serio su función y los campeonatos se fueron sucediendo en los años venideros hasta 1921, en principio en la explanada de Alfonso XIII (inmediaciones de la Base militar y Álvarez Claro), y poco después en el campo de fútbol construido en la Sociedad Hípica.

Con motivo de los luctuosos sucesos de Annual, el fútbol federativo, que no su práctica, comenzó un lento decaer, en parte por la situación bélica y también por la necesidad de competir con equipos de otras latitudes. El enfrentamiento continuo de los cuatro equipos de primera categoría de la ciudad, Sociedad Hípica, Juventud Deportiva Melillense, Deportivo Español y Melilla FC, producía un cierto hastío en la afición y demasiadas cuentas pendientes debido a los continuos enfrentamientos.

En 1931 se creaba en Ceuta la Federación de Fútbol, que partía con la ventaja de su cercanía con la Península y con las ciudades del Protectorado, Tetuán, Larache, y la internacional Tánger. Esto, y las mejoras de las comunicaciones, hicieron que Melilla se adhiriera a la Federación del Norte de África con sede en la ciudad hermana y con delegación en la nuestra.

Esta situación de dependencia con Ceuta pervivió en el tiempo hasta 1999, en que Melilla pudo por fin conseguir la independencia administrativa de un fútbol que durante mucho tiempo se sintió menoscabado por el protagonismo ceutí, casi siempre con razón.

Sólo nos resta felicitar a los actuales responsables de la Federación Territorial de Melilla, representados por su presidente, casualmente también militar, don Diego Martínez Gómez. Larga vida y muchos éxitos.