La Unión Deportiva Melilla, desde 1947 a 1950

Antonio G. Jáuregui 16-09-2015 - Historia

  • (Parte 1ª. EL DESCENSO A REGIONAL)

El Telegrama del Rif

Después de dos temporadas consecutivas (1946-47 y 1947-48) en las que la UD Melilla estuvo a un paso de alcanzar la Segunda División del fútbol nacional, el equipo melillense afrontaba la temporada 1948-49 con el mismo objetivo, conseguir el ansiado ascenso.

Pero como dijo en su día el que fuera técnico del Real Madrid, Bujadin Boskov, “fútbol es fútbol”, frase que ha pasado a los anales del fútbol español cuando se trata de justificar una derrota inexplicable. La UD Melilla descendía a Tercera División.

La crisis se instaló en la calle Castelar, sede del Club, y los nubarrones de Levante se instalaron en los picos del Gurugú. Ante semejante panorama sólo cabían dos posturas, o quejarnos del calor y la humedad del mes de junio del infausto futbolísticamente hablando 1949, o afrontar la dolorosa situación.

En los mentideros futbolísticos corrían los rumores de una reestructuración y ampliación de la Tercera División. El día 7 de junio el periódico local convertía el rumor en buena nueva: la U.D. Melilla continuaba en Tercera por méritos deportivos anteriores.

Días después El Telegrama del Rif agradecía al bilaureado teniente general Varela, Alto Comisario de España en Marruecos, las gestiones personales realizadas en Madrid ante los estamentos deportivos para que Melilla no abandonara el fútbol en categoría nacional.

Logrado el objetivo, sólo quedaba demostrar que la ciudad de Melilla era merecedora de la confianza depositada en ella y ponerse a trabajar. Y lo hizo a lo grande, la Junta Gestora que se había hecho cargo del deficitario Club venía publicando durante días un AVISO en la prensa local, con un objetivo oculto, mediante pliegos firmados por los socios, se intentaba ofrecer la Presidencia del Melilla a la máxima autoridad municipal, el alcalde don Rafael Álvarez Claro.

El día 16 de junio, el alcalde aceptaba la Presidencia y el día 19 se constituía la nueva Junta Directiva, que era la siguiente:

Presidente, don Rafael Álvarez Claro

Vicepresidente 1º, don Ricardo Rubiano Fernández

Vicepresidente 2º, don Manuel Requena Cañones

Presidente Comité Ejecutivo, don Narciso Fidel Alemán

Secretario, don Francisco Soler Molina

Vicesecretario, don Salvador Gutiérrez Jiménez

Tesorero, José Ferrín Castillo

Vicetesorero, don Manuel Ramírez Martínez

Contador, don José Imbroda Martín

Asesor Técnico, don Juan Ruiz Cervantes

Vocales, don Aurelio Fidel Montesinos, don José Clavero Marín, don Emilio Moreno Rizo, don Juan Guerrero Plaza, don Miguel Téllez Moya, don Juan Olivas Pérez, don Rafael Díaz de la Cortina, don Andrés Morales Fernández, don Francisco Losana Méndez, don Anselmo Carvajal Minguite, don Carlos Muñoz Rodríguez, don Santiago Anavitarte Gardoqui y don José Iglesias Paradas.

Junta Directiva de Honor creada por unanimidad de los nuevos directivos:

Presidentes Honorarios: Excmo. Sr. Alto Comisario, don José Enrique Varela; Excmo. Sr. Comandante General, don Gustavo Urrutia; Excmo. Sr. Delegado del Gobierno, don Manuel Pueyo; Ilmo. Sr. Alcalde, don Rafael Álvarez Claro; Excmo. Sr. General Gobernador Militar, don Serafín Sánchez Fuensanta; Primer Presidente de la U.D. Melilla, don Pedro Cabanillas Chica.

Vicepresidentes Honorarios: Ilmo. Sr. Magistrado Juez de Primera Instancia; Ilmo. Sr. Subdelegado de Hacienda; Ilmo. Sr. Delegado de Trabajo; Ilmo. Sr. Coronel de Aviación; Ilmo. Sr. Coronel Jefe de Estado Mayor; Ilmo. Sr. Comandante Militar de Marina; Ilmo. Sr. Ingeniero de Obras del Puerto; Ilmo. Sr. Interventor Territorial del Kert; Excmo. Sr. Presidente de la Junta Militar de Deportes; Sr. Presidente de la Federación Hispano-Marroquí de Fútbol.

Vocales de Honor: Sr. Ingeniero Jefe de la Compañía Española de Minas del Rif; Ilmo. Sr. Director del Instituto Nacional de Segunda Enseñanza; Sr. Jefe Local del Movimiento; Hermano Director del Colegio de Nuestra Señora del Carmen; Sr. Delegado de la Federación Hispano-Marroquí de Melilla.

En la siguiente reunión de la Junta Directiva, se tomaban importantes acuerdos, entre los que destacaban la división de la Junta en dos partes diferenciadas. La primera era el Comité Técnico encargado de los fichajes, asumiendo los nombrados la plena responsabilidad de sus actos. La segunda, centrada en la obtención de recursos económicos y de recuperación de la masa social que había desertado con motivo de los malos resultados. En entrevista concedida a El Telegrama del Rif por el Sr. Á. Claro se intentaban conseguir 5.000 socios adultos y 2.000 socios infantiles.

En lo deportivo, la UD Melilla finalizaba la temporada el día 3 de julio de 1949, enfrentándose a la  SD Ceuta en el último partido de la Copa Varela venciéndola por 3 a 0.

Comenzaba la temporada 1949-50, posiblemente la mejor de la historia del fútbol melillense.

(Continuará…)

El Telegrama del Rif

El Telegrama del Rif

La Unión Deportiva Melilla, desde 1947 a 1950

  • (Parte 1ª. EL DESCENSO A REGIONAL)

Después de dos temporadas consecutivas (1946-47 y 1947-48) en las que la UD Melilla estuvo a un paso de alcanzar la Segunda División del fútbol nacional, el equipo melillense afrontaba la temporada 1948-49 con el mismo objetivo, conseguir el ansiado ascenso.

Pero como dijo en su día el que fuera técnico del Real Madrid, Bujadin Boskov, “fútbol es fútbol”, frase que ha pasado a los anales del fútbol español cuando se trata de justificar una derrota inexplicable. La UD Melilla descendía a Tercera División.

La crisis se instaló en la calle Castelar, sede del Club, y los nubarrones de Levante se instalaron en los picos del Gurugú. Ante semejante panorama sólo cabían dos posturas, o quejarnos del calor y la humedad del mes de junio del infausto futbolísticamente hablando 1949, o afrontar la dolorosa situación.

En los mentideros futbolísticos corrían los rumores de una reestructuración y ampliación de la Tercera División. El día 7 de junio el periódico local convertía el rumor en buena nueva: la U.D. Melilla continuaba en Tercera por méritos deportivos anteriores.

Días después El Telegrama del Rif agradecía al bilaureado teniente general Varela, Alto Comisario de España en Marruecos, las gestiones personales realizadas en Madrid ante los estamentos deportivos para que Melilla no abandonara el fútbol en categoría nacional.

Logrado el objetivo, sólo quedaba demostrar que la ciudad de Melilla era merecedora de la confianza depositada en ella y ponerse a trabajar. Y lo hizo a lo grande, la Junta Gestora que se había hecho cargo del deficitario Club venía publicando durante días un AVISO en la prensa local, con un objetivo oculto, mediante pliegos firmados por los socios, se intentaba ofrecer la Presidencia del Melilla a la máxima autoridad municipal, el alcalde don Rafael Álvarez Claro.

El día 16 de junio, el alcalde aceptaba la Presidencia y el día 19 se constituía la nueva Junta Directiva, que era la siguiente:

Presidente, don Rafael Álvarez Claro

Vicepresidente 1º, don Ricardo Rubiano Fernández

Vicepresidente 2º, don Manuel Requena Cañones

Presidente Comité Ejecutivo, don Narciso Fidel Alemán

Secretario, don Francisco Soler Molina

Vicesecretario, don Salvador Gutiérrez Jiménez

Tesorero, José Ferrín Castillo

Vicetesorero, don Manuel Ramírez Martínez

Contador, don José Imbroda Martín

Asesor Técnico, don Juan Ruiz Cervantes

Vocales, don Aurelio Fidel Montesinos, don José Clavero Marín, don Emilio Moreno Rizo, don Juan Guerrero Plaza, don Miguel Téllez Moya, don Juan Olivas Pérez, don Rafael Díaz de la Cortina, don Andrés Morales Fernández, don Francisco Losana Méndez, don Anselmo Carvajal Minguite, don Carlos Muñoz Rodríguez, don Santiago Anavitarte Gardoqui y don José Iglesias Paradas.

Junta Directiva de Honor creada por unanimidad de los nuevos directivos:

Presidentes Honorarios: Excmo. Sr. Alto Comisario, don José Enrique Varela; Excmo. Sr. Comandante General, don Gustavo Urrutia; Excmo. Sr. Delegado del Gobierno, don Manuel Pueyo; Ilmo. Sr. Alcalde, don Rafael Álvarez Claro; Excmo. Sr. General Gobernador Militar, don Serafín Sánchez Fuensanta; Primer Presidente de la U.D. Melilla, don Pedro Cabanillas Chica.

Vicepresidentes Honorarios: Ilmo. Sr. Magistrado Juez de Primera Instancia; Ilmo. Sr. Subdelegado de Hacienda; Ilmo. Sr. Delegado de Trabajo; Ilmo. Sr. Coronel de Aviación; Ilmo. Sr. Coronel Jefe de Estado Mayor; Ilmo. Sr. Comandante Militar de Marina; Ilmo. Sr. Ingeniero de Obras del Puerto; Ilmo. Sr. Interventor Territorial del Kert; Excmo. Sr. Presidente de la Junta Militar de Deportes; Sr. Presidente de la Federación Hispano-Marroquí de Fútbol.

Vocales de Honor: Sr. Ingeniero Jefe de la Compañía Española de Minas del Rif; Ilmo. Sr. Director del Instituto Nacional de Segunda Enseñanza; Sr. Jefe Local del Movimiento; Hermano Director del Colegio de Nuestra Señora del Carmen; Sr. Delegado de la Federación Hispano-Marroquí de Melilla.

En la siguiente reunión de la Junta Directiva, se tomaban importantes acuerdos, entre los que destacaban la división de la Junta en dos partes diferenciadas. La primera era el Comité Técnico encargado de los fichajes, asumiendo los nombrados la plena responsabilidad de sus actos. La segunda, centrada en la obtención de recursos económicos y de recuperación de la masa social que había desertado con motivo de los malos resultados. En entrevista concedida a El Telegrama del Rif por el Sr. Á. Claro se intentaban conseguir 5.000 socios adultos y 2.000 socios infantiles.

En lo deportivo, la UD Melilla finalizaba la temporada el día 3 de julio de 1949, enfrentándose a la  SD Ceuta en el último partido de la Copa Varela venciéndola por 3 a 0.

Comenzaba la temporada 1949-50, posiblemente la mejor de la historia del fútbol melillense.

(Continuará…)

El Telegrama del Rif