Año 1930, la primera visita del Sevilla FC a Melilla

Antonio G. Jáuregui 25-08-2015 - Historia

  • El 24 de agosto el plantel hispalense se enfrentó en el campo de La Hípica al titular del terreno de juego en partido amistoso

  • La propaganda del encuentro se basó en la figura del portero de los andaluces Guillermo Eizaguirre

El Telegrama del Rif

El Sevilla FC vino a jugar a Melilla por primera vez el día 24 de agosto de 1930. Se enfrentó en el campo de La Hípica al titular del terreno en partido amistoso, organizado por la Asociación de la Prensa de la ciudad, a beneficio de su Caja de Socorro.

La Liga Nacional de Fútbol de Primera y Segunda División comenzó a jugarse por primera vez en España en la temporada 1928/29. En esta primera Liga, participaron en Primera División diez equipos: F.C. Barcelona, Real Madrid, Arenas de Guecho, Athletic Club de Bilbao, RCD. Español de Barcelona, C.D. Europa de Barcelona, Racing de Santander, Real Sociedad, Atlético de Madrid y Real Unión de Irún. Esta primera Liga fue ganada por el F.C. Barcelona.

La Segunda División se dividió en dos grupos A y B, estando formado el grupo A por equipos de superior categoría a los del grupo B. En esta primera Liga se proclamó campeón el Sevilla F.C., que perdió en la fase de ascenso a Primera División contra el último clasificado de Primera, que fue el Racing de Santander, permaneciendo en Segunda en la temporada 1929/30, éste fue el Sevilla que nos visitó en el verano de 1930.

Sirva este prolegómeno para que se formen una ligera idea de la categoría del equipo que nos visitaba, que a pesar de competir en Segunda, podía haberlo hecho en la categoría superior de no haber sido por el veto de vascos y catalanes a una competición más numerosa, pero que, por la escasez económica y dificultades de los transportes de la época, pusieron como condición que sólo la jugaran los equipos que habían sido campeones de Copa, en las que ambas regiones ganaban en número claramente. Hasta entonces la competición liguera tenía carácter regional, habiendo sido el Sevilla FC el campeón de Andalucía.

La figura del Sevilla F.C. en el que se basó la propaganda del partido era la de su portero Guillermo Eizaguirre, internacional por España en cuatro ocasiones, que pueden parecer pocas pero en ese tiempo no se jugaban demasiados partidos internacionales y a ello hay que sumar que tenía por delante al posiblemente mejor portero del fútbol español, Ricardo Zamora. De Eizaguirre cabe destacar que durante la Guerra Civil se alistó a La Legión, en la que llegó a alcanzar el grado de Capitán, después fue seleccionador nacional alcanzando el cuarto puesto con España en el Mundial de Brasil.

El fútbol melillense en aquellos tiempos, además de un simple partido, era un acontecimiento social y en este caso se sumaba el fin benéfico del mismo, lo organizaba la Asociación de la Prensa Melillense para su Caja de Socorro, en aquel tiempo no existían las ventajas sociales de hoy día y había que generarse los recursos propios para afrontar los riesgos de la profesión.

Así que para dotar al partido de un atractivo más, se sortearon regalos, hasta veinte, la entrada del encuentro iba numerada y ésta servía para el sorteo. Estos eran algunos de los regalos sorteados: Primer premio, un estuche de tocador de plata (14 piezas); Segundo premio, espejo de mano de plata, etc., y así hasta veinte objetos a rifar.

El precio de las entradas era muy variado, lo que indica que el campo de fútbol hípico era un estadio humilde pero completo: Palco con 6 entradas, 80 pesetas; sillas de tribuna 1ª fila, 8 pesetas, 2ª fila, 7 pesetas, Preferencia, 6 pesetas, General sombra, 4 pesetas, General sol, 3 pesetas y medias entradas para niños y militares sin graduación, 2 pesetas.

Digamos antes de entrar en la crónica propia del partido que el espectáculo estuvo amenizado por la banda del Regimiento de Infantería de Melilla, el saque de honor fue efectuado por la señorita María Elisa Pozas, hija del Comandante General Sebastián Pozas, durante el descanso se sirvió en los palcos champaña y dulces y que el Comandante General tuvo a bien levantar el arresto que sufría el jugador hípico Guimbernat, lo que le permitió disputar el encuentro. El potente equipo de La Hípica estaba formado por elementos civiles y militares en el que cabían destacar a Buiría y Rioja, en años posteriores jugaron ambos en el Atlético de Madrid, Rioja que era hijo del cajero del Banco de España en Melilla, jugó además en el Zaragoza, con posterioridad estudió la carrera de Medicina y fue un famoso urólogo en la ciudad maña.

El partido concluyó con un rotundo 6 a 2, a favor del cuadro hípico, lo que indica que no estuvieron en Melilla todos los jugadores titulares del equipo sevillano, que por el contrario traía cuatro jugadores a prueba.

La alineación del Sevilla F.C. estuvo formada por: Eizaguirre, Monje, Castrillo, Caballero, Santiago, Domínguez, Romero, Álvarez, Velasco, Adelantado y Roldán.

Por la Hípica: Velasco, Escrich, Walls, Sáez, Guimbernat, Rioja, Novel, Quiroga, Flores, Buiría y Victorio.

Fue elegido mejor jugador del partido, con regalo de un reloj, el hípico Buiría.

Esta prestigiosa victoria permitió al equipo hípico anunciarse en las fiestas de septiembre en partido disputado contra el equipo de la zona francesa Sporting Club de Sidi Bel Abbes como vencedor del Sevilla FC, así figuró en el cartel anunciador del Telegrama del Rif.

El Telegrama del Rif

El Telegrama del Rif

El Telegrama del Rif

El Telegrama del Rif

El Telegrama del Rif

Año 1930, la primera visita del Sevilla FC a Melilla

  • El 24 de agosto el plantel hispalense se enfrentó en el campo de La Hípica al titular del terreno de juego en partido amistoso

  • La propaganda del encuentro se basó en la figura del portero de los andaluces Guillermo Eizaguirre

El Sevilla FC vino a jugar a Melilla por primera vez el día 24 de agosto de 1930. Se enfrentó en el campo de La Hípica al titular del terreno en partido amistoso, organizado por la Asociación de la Prensa de la ciudad, a beneficio de su Caja de Socorro.

La Liga Nacional de Fútbol de Primera y Segunda División comenzó a jugarse por primera vez en España en la temporada 1928/29. En esta primera Liga, participaron en Primera División diez equipos: F.C. Barcelona, Real Madrid, Arenas de Guecho, Athletic Club de Bilbao, RCD. Español de Barcelona, C.D. Europa de Barcelona, Racing de Santander, Real Sociedad, Atlético de Madrid y Real Unión de Irún. Esta primera Liga fue ganada por el F.C. Barcelona.

La Segunda División se dividió en dos grupos A y B, estando formado el grupo A por equipos de superior categoría a los del grupo B. En esta primera Liga se proclamó campeón el Sevilla F.C., que perdió en la fase de ascenso a Primera División contra el último clasificado de Primera, que fue el Racing de Santander, permaneciendo en Segunda en la temporada 1929/30, éste fue el Sevilla que nos visitó en el verano de 1930.

Sirva este prolegómeno para que se formen una ligera idea de la categoría del equipo que nos visitaba, que a pesar de competir en Segunda, podía haberlo hecho en la categoría superior de no haber sido por el veto de vascos y catalanes a una competición más numerosa, pero que, por la escasez económica y dificultades de los transportes de la época, pusieron como condición que sólo la jugaran los equipos que habían sido campeones de Copa, en las que ambas regiones ganaban en número claramente. Hasta entonces la competición liguera tenía carácter regional, habiendo sido el Sevilla FC el campeón de Andalucía.

La figura del Sevilla F.C. en el que se basó la propaganda del partido era la de su portero Guillermo Eizaguirre, internacional por España en cuatro ocasiones, que pueden parecer pocas pero en ese tiempo no se jugaban demasiados partidos internacionales y a ello hay que sumar que tenía por delante al posiblemente mejor portero del fútbol español, Ricardo Zamora. De Eizaguirre cabe destacar que durante la Guerra Civil se alistó a La Legión, en la que llegó a alcanzar el grado de Capitán, después fue seleccionador nacional alcanzando el cuarto puesto con España en el Mundial de Brasil.

El fútbol melillense en aquellos tiempos, además de un simple partido, era un acontecimiento social y en este caso se sumaba el fin benéfico del mismo, lo organizaba la Asociación de la Prensa Melillense para su Caja de Socorro, en aquel tiempo no existían las ventajas sociales de hoy día y había que generarse los recursos propios para afrontar los riesgos de la profesión.

Así que para dotar al partido de un atractivo más, se sortearon regalos, hasta veinte, la entrada del encuentro iba numerada y ésta servía para el sorteo. Estos eran algunos de los regalos sorteados: Primer premio, un estuche de tocador de plata (14 piezas); Segundo premio, espejo de mano de plata, etc., y así hasta veinte objetos a rifar.

El precio de las entradas era muy variado, lo que indica que el campo de fútbol hípico era un estadio humilde pero completo: Palco con 6 entradas, 80 pesetas; sillas de tribuna 1ª fila, 8 pesetas, 2ª fila, 7 pesetas, Preferencia, 6 pesetas, General sombra, 4 pesetas, General sol, 3 pesetas y medias entradas para niños y militares sin graduación, 2 pesetas.

Digamos antes de entrar en la crónica propia del partido que el espectáculo estuvo amenizado por la banda del Regimiento de Infantería de Melilla, el saque de honor fue efectuado por la señorita María Elisa Pozas, hija del Comandante General Sebastián Pozas, durante el descanso se sirvió en los palcos champaña y dulces y que el Comandante General tuvo a bien levantar el arresto que sufría el jugador hípico Guimbernat, lo que le permitió disputar el encuentro. El potente equipo de La Hípica estaba formado por elementos civiles y militares en el que cabían destacar a Buiría y Rioja, en años posteriores jugaron ambos en el Atlético de Madrid, Rioja que era hijo del cajero del Banco de España en Melilla, jugó además en el Zaragoza, con posterioridad estudió la carrera de Medicina y fue un famoso urólogo en la ciudad maña.

El partido concluyó con un rotundo 6 a 2, a favor del cuadro hípico, lo que indica que no estuvieron en Melilla todos los jugadores titulares del equipo sevillano, que por el contrario traía cuatro jugadores a prueba.

La alineación del Sevilla F.C. estuvo formada por: Eizaguirre, Monje, Castrillo, Caballero, Santiago, Domínguez, Romero, Álvarez, Velasco, Adelantado y Roldán.

Por la Hípica: Velasco, Escrich, Walls, Sáez, Guimbernat, Rioja, Novel, Quiroga, Flores, Buiría y Victorio.

Fue elegido mejor jugador del partido, con regalo de un reloj, el hípico Buiría.

Esta prestigiosa victoria permitió al equipo hípico anunciarse en las fiestas de septiembre en partido disputado contra el equipo de la zona francesa Sporting Club de Sidi Bel Abbes como vencedor del Sevilla FC, así figuró en el cartel anunciador del Telegrama del Rif.

El Telegrama del Rif

El Telegrama del Rif

El Telegrama del Rif

El Telegrama del Rif