La Selección Olímpica jugó en Melilla

Antonio G. Jáuregui 03-06-2015 - Historia

  • Fue el 18 de noviembre de 1987 en un encuentro de la fase de clasificación para los Juegos de Seúl

Les conté en un artículo anterior la primera vez que el equipo de fútbol nacional visitó Melilla. El episodio lo pueden volver a leer en este diario digital pulsando en “Recordando a”. Fue allá por 1938 en plena Guerra Civil. Hasta el 18 de noviembre de 1987 no tuvimos la suerte, el privilegio,..., llámenlo como prefieran, de disfrutar de nuevo de ver en nuestro estadio a una Selección de fútbol de nuestra querida España.

La Selección Olímpica estaba disputando la fase de clasificación para disputar los XXIV Juegos que en el año siguiente de 1988 se iban a celebrar en Seúl.

Gracias a los buenos oficios de Salvador Romero, presidente de la Federación de Fútbol local, que convenció al entonces presidente de la Federación Española de Fútbol, José Luis Roca, para que la Selección jugara uno de los partidos clasificatorios, el que nos enfrentaba a Hungría. Era un partido intranscendente pues España había sumado sólo dos puntos en cinco partidos anteriores jugados antes de la llegada a nuestra ciudad y no tenía opciones de clasificación.

Aun así la visita del combinado nacional resultó todo un acontecimiento y el pueblo de Melilla respondió con sin igual entusiasmo.

El partido se jugó en el Estadio Álvarez Claro el día 18 de noviembre, con un lleno absoluto. Aproximadamente una hora antes del comienzo del partido, se colgó el cartel de “No hay billetes”.

El encuentro, deportivamente hablando, no tuvo mucha historia. España venció a Hungría por 1 gol a 0. El tanto español fue marcado de penalti por Eusebio, jugador que fue del Valladolid, Barcelona y en ese momento lo era del Atlético de Madrid, que salió al terreno de juego en la segunda parte sustituyendo al bilbaíno Pachi Salinas. La victoria no sirvió de gran cosa pues la Selección no consiguió la clasificación para los Juegos.

Este fue el equipo que saltó al estadio: Biurrun, Diego, Solana, Serna, Luis García, Pachi Salinas (Eusebio 45’), Manolo (Pineda 64’), Orejuela, Larrañaga, Urbano y Pardeza. El seleccionador era Jesús Pereda.

Por último les relaciono los nombres de todos los jugadores expedicionarios y los equipos a los que en ese momento pertenecían:

Andoni CEDRÚN (Real Zaragoza), Vicente BIURRUN (Athletic Bilbao), LUIS GARCÍA (Real Mallorca), José M. LUMBRERAS (Real Zaragoza), DIEGO (Real Betis), Ricardo SERNA (Sevilla CF), SOLANA (Real Madrid), LARRAÑAGA (Real Sociedad), OREJUELA (Real Mallorca), URBANO (FC Barcelona), EUSEBIO (Atlético de Madrid), Pachi SALINAS (Athletic de Bilbao), BUSTINGORRI (Atlético Osasuna), PARDEZA (Real Zaragoza), PINEDA (Español de Barcelona) y MANOLO (Real Murcia).

A título de curiosidad, observen que los dos grandes del fútbol español sólo aportaron un futbolista cada uno, siendo el Zaragoza el que más aportó, tres futbolistas, seguido del Athletic de Bilbao y Mallorca, con dos cada uno.

La Selección Olímpica jugó en Melilla

  • Fue el 18 de noviembre de 1987 en un encuentro de la fase de clasificación para los Juegos de Seúl

Les conté en un artículo anterior la primera vez que el equipo de fútbol nacional visitó Melilla. El episodio lo pueden volver a leer en este diario digital pulsando en “Recordando a”. Fue allá por 1938 en plena Guerra Civil. Hasta el 18 de noviembre de 1987 no tuvimos la suerte, el privilegio,..., llámenlo como prefieran, de disfrutar de nuevo de ver en nuestro estadio a una Selección de fútbol de nuestra querida España.

La Selección Olímpica estaba disputando la fase de clasificación para disputar los XXIV Juegos que en el año siguiente de 1988 se iban a celebrar en Seúl.

Gracias a los buenos oficios de Salvador Romero, presidente de la Federación de Fútbol local, que convenció al entonces presidente de la Federación Española de Fútbol, José Luis Roca, para que la Selección jugara uno de los partidos clasificatorios, el que nos enfrentaba a Hungría. Era un partido intranscendente pues España había sumado sólo dos puntos en cinco partidos anteriores jugados antes de la llegada a nuestra ciudad y no tenía opciones de clasificación.

Aun así la visita del combinado nacional resultó todo un acontecimiento y el pueblo de Melilla respondió con sin igual entusiasmo.

El partido se jugó en el Estadio Álvarez Claro el día 18 de noviembre, con un lleno absoluto. Aproximadamente una hora antes del comienzo del partido, se colgó el cartel de “No hay billetes”.

El encuentro, deportivamente hablando, no tuvo mucha historia. España venció a Hungría por 1 gol a 0. El tanto español fue marcado de penalti por Eusebio, jugador que fue del Valladolid, Barcelona y en ese momento lo era del Atlético de Madrid, que salió al terreno de juego en la segunda parte sustituyendo al bilbaíno Pachi Salinas. La victoria no sirvió de gran cosa pues la Selección no consiguió la clasificación para los Juegos.

Este fue el equipo que saltó al estadio: Biurrun, Diego, Solana, Serna, Luis García, Pachi Salinas (Eusebio 45’), Manolo (Pineda 64’), Orejuela, Larrañaga, Urbano y Pardeza. El seleccionador era Jesús Pereda.

Por último les relaciono los nombres de todos los jugadores expedicionarios y los equipos a los que en ese momento pertenecían:

Andoni CEDRÚN (Real Zaragoza), Vicente BIURRUN (Athletic Bilbao), LUIS GARCÍA (Real Mallorca), José M. LUMBRERAS (Real Zaragoza), DIEGO (Real Betis), Ricardo SERNA (Sevilla CF), SOLANA (Real Madrid), LARRAÑAGA (Real Sociedad), OREJUELA (Real Mallorca), URBANO (FC Barcelona), EUSEBIO (Atlético de Madrid), Pachi SALINAS (Athletic de Bilbao), BUSTINGORRI (Atlético Osasuna), PARDEZA (Real Zaragoza), PINEDA (Español de Barcelona) y MANOLO (Real Murcia).

A título de curiosidad, observen que los dos grandes del fútbol español sólo aportaron un futbolista cada uno, siendo el Zaragoza el que más aportó, tres futbolistas, seguido del Athletic de Bilbao y Mallorca, con dos cada uno.