Historia del Álvarez Claro

Antonio G. Jáuregui 20-04-2015 - Historia

  • En este relato les vamos a contar los primeros años de vida del mítico estadio de la UD Melilla

Hola, me llamo Estadio Álvarez Claro, nací el 9 de septiembre de 1945, así que estoy próximo a cumplir 70 años. Me van a permitir que les cuente algo de mi vida, ya sé que son las batallas del abuelo, pero en tantos años algo tengo vivido, ¿no? Les prometo, eso sí, que seré breve.

Los padrinos de mi bautizo fueron la Unión Deportiva Melilla y el Atlético Aviación, hoy le llaman Atlético de Madrid. Fue una fiesta por todo lo alto, decían de mí que era de lo mejor que había en esos momentos en España. Jugaron dos partidos, el resultado era lo de menos pues era una fiesta. En él participaron dos de los mejores futbolistas que ha dado nuestro país, por el Atlético, Ricardo Zamora, nuestro primer gran portero internacional, y por el Melilla, Gaspar Rubio, extraordinario delantero del Real Madrid y también internacional por España. Ambos eran los entrenadores pero quisieron sumarse a la fiesta. 

El Melilla había ascendido el año antes a Tercera División. Su segundo partido, el del debut en categoría nacional, al no haber yo nacido todavía, se jugó en el viejo campo de La Hípica y fue contra el Málaga.

Pero las primeras alegrías no tardaron en llegar. Estuvimos a punto de ascender a Segunda en un par de ocasiones, pero sería en la temporada 1949/50 cuando lo conseguimos. En la liguilla de ascenso quedamos los primeros, jugamos contra Las Palmas, que también ascendió. Imperial de Murcia, Ceuta, Tenerife y Toledo, a este último le ganamos por 5 a 1 en el último partido y se desató la locura, la de pisotones que me llevé, pero me dio igual, no sentí dolor ninguno, ¡tal era la alegría que sentimos!

Así que la temporada 1950/51 comenzábamos nuestra andadura en Segunda. El primer partido en casa fue contra el Albacete, fue el 10 de septiembre de 1950, les ganamos por 6 a 1. ¡Teníamos un equipazo!

Íbamos de cabeza a Primera División cuando la desgracia se cruzó en nuestro camino, nunca mejor dicho. Fue el 26 de enero de 1951, pasado el pueblo de Loja, el equipo viajaba en la “Rubia”, así se llamaba a la camioneta propiedad del Club, camino de Valencia para coger otro barco y llegar a Mallorca donde jugábamos, cuando un camión atropelló a la Rubia. Como consecuencia de este siniestro fallecieron Manolo Salvador, el masajista, los jugadores Martín y Mamblona y resultó gravemente herido en un ojo García Valle. Me pusieron una placa en una pared de la entrada de tribuna para que nadie se olvidara, pero he de decir que la placa está como yo, vieja y mal cuidada.

Bueno olvidemos los malos ratos, pero aquella desgracia nos hizo mucho daño. En 1956, el año de la independencia de Marruecos, desaparecía la Federación de Fútbol Hispano Marroquí y con ella el Atlético Tetuán y el España de Tánger, los dos equipos ocupaban plaza en la Segunda División, así que la Federación Española decidió que esas plazas la ocuparan Ceuta y Melilla. Por proximidad geográfica Ceuta y Tetuán se fusionaron creando la AD Ceuta. La plaza del España de Tánger debía ser para Melilla, pero había que hacerse cargo de su deuda, que era aproximadamente de unos cuatro millones de pesetas, al no poder pagar esa cantidad, la plaza se adjudicó al Algeciras CF.

Ese año la UD Melilla desaparecía. Afortunadamente el CD Tesorillo alcanzaba plaza en Tercera División y el fútbol en categoría nacional continuó, pero ahora, con el viejo nombre de Melilla CF y se recuperaban los colores rojo y negro en las camisetas, desapareciendo el azul de la fusión que dio origen a la Unión Deportiva.

Aquí comenzaba otra etapa más de mi vida que, si han sido pacientes conmigo, les seguiré relatando en un próximo capítulo. 

Historia del Álvarez Claro

  • En este relato les vamos a contar los primeros años de vida del mítico estadio de la UD Melilla

Hola, me llamo Estadio Álvarez Claro, nací el 9 de septiembre de 1945, así que estoy próximo a cumplir 70 años. Me van a permitir que les cuente algo de mi vida, ya sé que son las batallas del abuelo, pero en tantos años algo tengo vivido, ¿no? Les prometo, eso sí, que seré breve.

Los padrinos de mi bautizo fueron la Unión Deportiva Melilla y el Atlético Aviación, hoy le llaman Atlético de Madrid. Fue una fiesta por todo lo alto, decían de mí que era de lo mejor que había en esos momentos en España. Jugaron dos partidos, el resultado era lo de menos pues era una fiesta. En él participaron dos de los mejores futbolistas que ha dado nuestro país, por el Atlético, Ricardo Zamora, nuestro primer gran portero internacional, y por el Melilla, Gaspar Rubio, extraordinario delantero del Real Madrid y también internacional por España. Ambos eran los entrenadores pero quisieron sumarse a la fiesta. 

El Melilla había ascendido el año antes a Tercera División. Su segundo partido, el del debut en categoría nacional, al no haber yo nacido todavía, se jugó en el viejo campo de La Hípica y fue contra el Málaga.

Pero las primeras alegrías no tardaron en llegar. Estuvimos a punto de ascender a Segunda en un par de ocasiones, pero sería en la temporada 1949/50 cuando lo conseguimos. En la liguilla de ascenso quedamos los primeros, jugamos contra Las Palmas, que también ascendió. Imperial de Murcia, Ceuta, Tenerife y Toledo, a este último le ganamos por 5 a 1 en el último partido y se desató la locura, la de pisotones que me llevé, pero me dio igual, no sentí dolor ninguno, ¡tal era la alegría que sentimos!

Así que la temporada 1950/51 comenzábamos nuestra andadura en Segunda. El primer partido en casa fue contra el Albacete, fue el 10 de septiembre de 1950, les ganamos por 6 a 1. ¡Teníamos un equipazo!

Íbamos de cabeza a Primera División cuando la desgracia se cruzó en nuestro camino, nunca mejor dicho. Fue el 26 de enero de 1951, pasado el pueblo de Loja, el equipo viajaba en la “Rubia”, así se llamaba a la camioneta propiedad del Club, camino de Valencia para coger otro barco y llegar a Mallorca donde jugábamos, cuando un camión atropelló a la Rubia. Como consecuencia de este siniestro fallecieron Manolo Salvador, el masajista, los jugadores Martín y Mamblona y resultó gravemente herido en un ojo García Valle. Me pusieron una placa en una pared de la entrada de tribuna para que nadie se olvidara, pero he de decir que la placa está como yo, vieja y mal cuidada.

Bueno olvidemos los malos ratos, pero aquella desgracia nos hizo mucho daño. En 1956, el año de la independencia de Marruecos, desaparecía la Federación de Fútbol Hispano Marroquí y con ella el Atlético Tetuán y el España de Tánger, los dos equipos ocupaban plaza en la Segunda División, así que la Federación Española decidió que esas plazas la ocuparan Ceuta y Melilla. Por proximidad geográfica Ceuta y Tetuán se fusionaron creando la AD Ceuta. La plaza del España de Tánger debía ser para Melilla, pero había que hacerse cargo de su deuda, que era aproximadamente de unos cuatro millones de pesetas, al no poder pagar esa cantidad, la plaza se adjudicó al Algeciras CF.

Ese año la UD Melilla desaparecía. Afortunadamente el CD Tesorillo alcanzaba plaza en Tercera División y el fútbol en categoría nacional continuó, pero ahora, con el viejo nombre de Melilla CF y se recuperaban los colores rojo y negro en las camisetas, desapareciendo el azul de la fusión que dio origen a la Unión Deportiva.

Aquí comenzaba otra etapa más de mi vida que, si han sido pacientes conmigo, les seguiré relatando en un próximo capítulo.