Partido de ida de la Copa del Rey entre la UD Melilla y el Athletic Club de Bilbao

Antonio G. Jáuregui 06-04-2015 - Historia

  • El encuentro se disputó en el Estadio Álvarez Claro el 10 de noviembre de 1999 y finalizó con empate a dos

Sucedió el miércoles, día 10 de noviembre de 1999, en un Estadio Álvarez Claro abarrotado (más de 10.000 espectadores). La UD Melilla se enfrentaba por primera vez en su historia a un grande del fútbol español en una competición oficial, la Copa de Su Majestad El Rey.

Para ilustrar lo acontecido esa noche de otoño, echaremos mano del periódico madrileño Marca que ofrecía estos titulares: “El Melilla dominó a los leones a la perfección” – “Empate y gracias”; o el del diario barcelonés Mundo Deportivo que escribió “El Melilla perdonó. El equipo local pudo dar la campanada”.

Esta referencia periodística pretende mostrarles la repercusión que a nivel nacional tuvo el partido, cuya crónica les narramos a continuación.

Alineaciones. Por el Melilla jugaron: Gaitán, Redondo, Nené, Íñigo Ros, Pagés (José Carlos 46’), Gustavo, Quique, Contreras (Yamal 78’), Paulino (Mohamed 83’), Pedro Pascual y Fran. Entrenador Paco Montoya.

Por el Bilbao: Lafuente, Larraínzar, Óscar Vales, Carlos García, Larrazábal, Imaz (Felipe 58’), José Mari, Sívori (J. González 58’), Julen Guerrero, Ezquerro, Edu Alonso, Urzaiz. Entrenador Luis Fernández.

Arbitró el encuentro el colegiado malagueño de Primera División López Nieto.

Como anécdota, los jugadores Julen Guerrero y Urzaiz, ambos internacionales, retrasaron su incorporación con la Selección Española para poder jugar este partido.

1-0: El Melilla logró su primer gol nada más comenzar el partido antes de cumplirse el primer minuto de juego. Lo marcó Contreras por bajo al aprovechar un rechace en corto de Lafuente.

1-1: El gol del empate lo transformó Urzaiz de penalti, pena máxima muy discutida producto de un forcejeo en el área entre Ezquerro y Redondo. Marca lo relató así: LA POLÉMICA. (8’) Redondo supuestamente derriba a Ezquerro en el área azulina.

Ya no se movió el marcador hasta la segunda parte. Comenzada ésta, en  el minuto 59 en el que Paulino es derribado dentro del área bilbaína, López Nieto castiga con penalti, que Contreras lo convierte en el (2-1).

El definitivo empate a 2 lo logró Carlos García al rematar una falta sacada por Julen Guerrero.

Para hacernos una idea de lo que fue el encuentro, nos hacemos eco de las crónicas de los diarios Marca, Mundo Deportivo y Sur.

“El Melilla tiró doce veces a puerta por tres del Bilbao, penalti incluido, y botó catorce saques de esquina por tres de los visitantes”.

“El Melilla no sólo trató de tú a tú a todo un equipo de Primera División, sino que lo dejó tan en evidencia que los ‘leones’ de San Mamés se convirtieron en ‘gatitos’”.

“El equipo local bordó el fútbol. En el segundo tiempo se esperaba la reacción del Athletic pero el Melilla volvió a ser superior hasta el final”.

“Un Melilla de Primera dio un soberano repaso al Athletic completamente irreconocible y que anoche no se asemejó ni a la categoría de Segunda División B que tiene su rival”.

Luis Fernández reconocía en rueda de prensa “El Melilla ha sido mejor, tengo que felicitarlos”.

En definitiva, Melilla vivió una mágica noche de fútbol ante un enorme rival, y no fue casualidad, ese Melilla jugaba muy bien al fútbol.

Hasta el partido de vuelta.

Partido de ida de la Copa del Rey entre la UD Melilla y el Athletic Club de Bilbao

  • El encuentro se disputó en el Estadio Álvarez Claro el 10 de noviembre de 1999 y finalizó con empate a dos

Sucedió el miércoles, día 10 de noviembre de 1999, en un Estadio Álvarez Claro abarrotado (más de 10.000 espectadores). La UD Melilla se enfrentaba por primera vez en su historia a un grande del fútbol español en una competición oficial, la Copa de Su Majestad El Rey.

Para ilustrar lo acontecido esa noche de otoño, echaremos mano del periódico madrileño Marca que ofrecía estos titulares: “El Melilla dominó a los leones a la perfección” – “Empate y gracias”; o el del diario barcelonés Mundo Deportivo que escribió “El Melilla perdonó. El equipo local pudo dar la campanada”.

Esta referencia periodística pretende mostrarles la repercusión que a nivel nacional tuvo el partido, cuya crónica les narramos a continuación.

Alineaciones. Por el Melilla jugaron: Gaitán, Redondo, Nené, Íñigo Ros, Pagés (José Carlos 46’), Gustavo, Quique, Contreras (Yamal 78’), Paulino (Mohamed 83’), Pedro Pascual y Fran. Entrenador Paco Montoya.

Por el Bilbao: Lafuente, Larraínzar, Óscar Vales, Carlos García, Larrazábal, Imaz (Felipe 58’), José Mari, Sívori (J. González 58’), Julen Guerrero, Ezquerro, Edu Alonso, Urzaiz. Entrenador Luis Fernández.

Arbitró el encuentro el colegiado malagueño de Primera División López Nieto.

Como anécdota, los jugadores Julen Guerrero y Urzaiz, ambos internacionales, retrasaron su incorporación con la Selección Española para poder jugar este partido.

1-0: El Melilla logró su primer gol nada más comenzar el partido antes de cumplirse el primer minuto de juego. Lo marcó Contreras por bajo al aprovechar un rechace en corto de Lafuente.

1-1: El gol del empate lo transformó Urzaiz de penalti, pena máxima muy discutida producto de un forcejeo en el área entre Ezquerro y Redondo. Marca lo relató así: LA POLÉMICA. (8’) Redondo supuestamente derriba a Ezquerro en el área azulina.

Ya no se movió el marcador hasta la segunda parte. Comenzada ésta, en  el minuto 59 en el que Paulino es derribado dentro del área bilbaína, López Nieto castiga con penalti, que Contreras lo convierte en el (2-1).

El definitivo empate a 2 lo logró Carlos García al rematar una falta sacada por Julen Guerrero.

Para hacernos una idea de lo que fue el encuentro, nos hacemos eco de las crónicas de los diarios Marca, Mundo Deportivo y Sur.

“El Melilla tiró doce veces a puerta por tres del Bilbao, penalti incluido, y botó catorce saques de esquina por tres de los visitantes”.

“El Melilla no sólo trató de tú a tú a todo un equipo de Primera División, sino que lo dejó tan en evidencia que los ‘leones’ de San Mamés se convirtieron en ‘gatitos’”.

“El equipo local bordó el fútbol. En el segundo tiempo se esperaba la reacción del Athletic pero el Melilla volvió a ser superior hasta el final”.

“Un Melilla de Primera dio un soberano repaso al Athletic completamente irreconocible y que anoche no se asemejó ni a la categoría de Segunda División B que tiene su rival”.

Luis Fernández reconocía en rueda de prensa “El Melilla ha sido mejor, tengo que felicitarlos”.

En definitiva, Melilla vivió una mágica noche de fútbol ante un enorme rival, y no fue casualidad, ese Melilla jugaba muy bien al fútbol.

Hasta el partido de vuelta.