La cuesta de la Peseta

Jesús Angosto/Daniel García 09-12-2014 - Bike - Videos

  • Continuamos con nuestros consejos para afrontar la III Edición de la Carrera Africana de la Legión

Hoy quiero contaros cómo afrontar la, tan temida, cuesta de la Peseta. Yo, por regla general, antes de encararla empiezo a preparar el desarrollo que voy a llevar para toda la subida. Vamos que antes de encarar la subida preparo el cambio.

En mi caso yo llevo un desarrollo de 3 platos y 9 cambios (un 27) pero muchos de vosotros, y con bicis más modernas llevaréis un 2x10, dos platos y diez cambios, e incluso algunos un 1x11 un único plato y 11 cambios.

Antes de comenzar la misma preparo un desarrollo de plato pequeño y piñón mediano, un 6 o así. Lo que consigo es un desarrollo largo pero con el avance y empuje justo para no desfondarme en la subida y tener mucha dureza de pedaleo y, a la vez, tengo la posibilidad de poder aumentar un cambio si veo que se me hace muy dura.

Esta subida es mejor realizarla despacito y con buena letra como se suele decir y a nuestro ritmo, sin intentar poner el pie en el suelo, ya que si lo hacemos volver arrancar nuevamente se hará casi imposible dada la inclinación de la misma.

El primer tramo lo realizaremos por la parte central hasta la mitad de la subida donde nos abriremos hacia el lado derecho para llegar al “descansillo” que encontramos ahí para retomar algo de aliento y encarar la segunda parte, quizás la más dura, ya que cambia el tipo de terreno a tierra haciendo la ascensión más complicada por disminuir la tracción de nuestra ruedas.

Esta parte la haremos por el lado izquierdo que no está tan “machacado” como el derecho y encontraremos menos “baches”.

Es muy importante que llevéis una cadencia de pedaleo constante y un desarrollo cómodo para subirla, eso sí, no tengáis prisa en subirla y marcaros vuestro propio ritmo.

La cuesta de la Peseta

  • Continuamos con nuestros consejos para afrontar la III Edición de la Carrera Africana de la Legión

Hoy quiero contaros cómo afrontar la, tan temida, cuesta de la Peseta. Yo, por regla general, antes de encararla empiezo a preparar el desarrollo que voy a llevar para toda la subida. Vamos que antes de encarar la subida preparo el cambio.

En mi caso yo llevo un desarrollo de 3 platos y 9 cambios (un 27) pero muchos de vosotros, y con bicis más modernas llevaréis un 2x10, dos platos y diez cambios, e incluso algunos un 1x11 un único plato y 11 cambios.

Antes de comenzar la misma preparo un desarrollo de plato pequeño y piñón mediano, un 6 o así. Lo que consigo es un desarrollo largo pero con el avance y empuje justo para no desfondarme en la subida y tener mucha dureza de pedaleo y, a la vez, tengo la posibilidad de poder aumentar un cambio si veo que se me hace muy dura.

Esta subida es mejor realizarla despacito y con buena letra como se suele decir y a nuestro ritmo, sin intentar poner el pie en el suelo, ya que si lo hacemos volver arrancar nuevamente se hará casi imposible dada la inclinación de la misma.

El primer tramo lo realizaremos por la parte central hasta la mitad de la subida donde nos abriremos hacia el lado derecho para llegar al “descansillo” que encontramos ahí para retomar algo de aliento y encarar la segunda parte, quizás la más dura, ya que cambia el tipo de terreno a tierra haciendo la ascensión más complicada por disminuir la tracción de nuestra ruedas.

Esta parte la haremos por el lado izquierdo que no está tan “machacado” como el derecho y encontraremos menos “baches”.

Es muy importante que llevéis una cadencia de pedaleo constante y un desarrollo cómodo para subirla, eso sí, no tengáis prisa en subirla y marcaros vuestro propio ritmo.