Orígenes del baloncesto melillense (segunda parte)

Antonio G. Jáuregui 18-03-2014 - Historia

  • En 1951 el Instituto Nacional de Previsión, dirigido por Guillermo García Pezzi, se proclamó campeón de España de segunda categoría
  • En 1952 la Sociedad Hípica disputó un partido amistoso contra el equipo norteamericano Naval Air Force

Pepe Calderón

De los orígenes del baloncesto melillense que datamos hasta 1955 en el artículo de la semana anterior, hemos dejado para esta segunda parte dos acontecimientos que, aunque ocurridos en el primer quinquenio de los 50, entendemos merecen ser destacados aparte, por su importancia o singularidad.

Año 1951

El primero de ellos sucedió en 1951, el 17 de mayo, en Melilla. El baloncesto, que continuaba bajo la tutela federativa de Tetuán, capital del Protectorado Español en Marruecos, organizaba a través de la Delegación en nuestra ciudad, dirigida por el Sr. Gómara, por primera vez en Melilla y en el Marruecos español, el IX Campeonato Nacional de Baloncesto de Empresas, en su fase Interprovincial.

En él participaron los mejores equipos de Marruecos y Andalucía, los partidos se celebraron en el entonces llamado “Templo del baloncesto melillense”, la cancha de la Compañía de Mar, situada al final de la calle Pablo Vallescá, en donde hoy se ubican los pabellones militares popularmente conocidos como “Hollywood”, y en la Plaza de Toros, en los que se jugaron los partidos más decisivos, de noche con luz artificial y cobrando entrada, 1.50 pesetas las gradas y 3 pesetas las sillas de ruedo. El terreno de juego se instaló en el centro de la plaza.

Melilla estaba representada por el equipo del Instituto Nacional de Previsión (INP), entrenado por Guillermo García Pezzi. Se enfrentó a los representantes de Málaga, Cádiz, Almería, Granada, Sevilla, Córdoba y Ceuta, acabando la competición imbatido, lo que le facultó para jugar la fase final.

No acabaron aquí los éxitos del INP. A primeros de junio, para participar en la fase final de los IX Campeonatos de España de Baloncesto de Educación y Descanso, se desplazaban a la ciudad de Burgos en el que habrían de enfrentarse a los campeones de las fases interprovinciales. Después de otros siete partidos disputados en la Ciudad Deportiva “General Yagüe” de la capital castellana, contabilizados todos con victoria, el INP se proclamaba campeón de España de 2ª Categoría imbatidos.

A su vuelta a la ciudad fueron homenajeados con un partido celebrado en la Plaza de Toros, en el que se enfrentaron a la Jeneusse Sportive Saladeenne de Río-Salado (Orán), y en él ofrecieron a los aficionados la Copa recientemente conquistada. El choque finalizó con victoria del equipo francés por 25-24.

Días después fueron recibidos en el Palacio Municipal por el Alcalde don Eduardo García Sánchez, donde recibieron el homenaje de la ciudad. Acudieron a este acto los jugadores; Márquez, Pérez González, Rodríguez López, Bustinduy, Morán, Álvarez, Iglesias, Méndez, Santamaría y Córdoba, el vicesecretario de Obras Sindicales, Sr. Merás, el jefe del Grupo de Empresa y entrenador del INP, Guillermo García Pezzi, y el médico del equipo, Dr. Collantes.

Año 1952

El segundo evento a destacar, no por anecdótico creemos menos interesante y que cierra de momento nuestro recorrido por los orígenes del baloncesto melillense, se produjo en 1952, el día 28 de mayo en el campo de La Hípica.

Por primera vez en Melilla nuestro baloncesto medía sus fuerzas ante un equipo de los Estados Unidos de Norte América, el equipo de la Base Aeronaval de Port Lyautey (situada en la actual ciudad de Kenitra-Marruecos).

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, los americanos se habían establecido en la ciudad citada y, como padres de este deporte, no dudaron en organizar una gira por las ciudades del Protectorado Español que contaban con equipo en esta práctica deportiva. Llegado el turno a Melilla, se enfrentaron al equipo titular de la Sociedad Hípica. Venció el equipo americano que contó con la ventaja de jugar el partido con el balón americano, hecho éste que fue un contratiempo para los jugadores hípicos que extrañaron el mismo.

Aún así, los “yanquis” sólo vencieron por un solo tanto de diferencia, 44-43, y estas fueron las alineaciones que presentaron ambos equipos:

Naval Air Force: Mac Kechnie (2), Fitzgerald (6), Barber (2), Pittman (4), Crawford (2), Fields, Kunz (16), Estelle, Newberry (10), Robertson (2) y Overfield.

Sociedad Hípica: Sáez (10), Galeano (4), Guerrero, Bosqued (14), Farrés (8), Ansola, Piti, Mingorance, Pamiés, Vicen y Brenner (7).

Finalizado el evento deportivo, la directiva de la Sociedad Hípica invitó a la delegación americana a una copa de vino español (por supuesto). Los americanos todavía nos seguían mandando leche en polvo y queso americano.

 

Nota: Ante la pregunta de algunos lectores, ya queda aclarado en este artículo la ubicación del Campo de la Compañía de Mar.

Respecto del Campo de la Bandera de Marruecos, situado en los terrenos que actualmente ocupa el Edificio Parque, desde la base de lo publicado en prensa, empieza a saberse de él por primera vez en abril de 1952.

Pepe Calderón

Orígenes del baloncesto melillense (segunda parte)

  • En 1951 el Instituto Nacional de Previsión, dirigido por Guillermo García Pezzi, se proclamó campeón de España de segunda categoría
  • En 1952 la Sociedad Hípica disputó un partido amistoso contra el equipo norteamericano Naval Air Force

De los orígenes del baloncesto melillense que datamos hasta 1955 en el artículo de la semana anterior, hemos dejado para esta segunda parte dos acontecimientos que, aunque ocurridos en el primer quinquenio de los 50, entendemos merecen ser destacados aparte, por su importancia o singularidad.

Año 1951

El primero de ellos sucedió en 1951, el 17 de mayo, en Melilla. El baloncesto, que continuaba bajo la tutela federativa de Tetuán, capital del Protectorado Español en Marruecos, organizaba a través de la Delegación en nuestra ciudad, dirigida por el Sr. Gómara, por primera vez en Melilla y en el Marruecos español, el IX Campeonato Nacional de Baloncesto de Empresas, en su fase Interprovincial.

En él participaron los mejores equipos de Marruecos y Andalucía, los partidos se celebraron en el entonces llamado “Templo del baloncesto melillense”, la cancha de la Compañía de Mar, situada al final de la calle Pablo Vallescá, en donde hoy se ubican los pabellones militares popularmente conocidos como “Hollywood”, y en la Plaza de Toros, en los que se jugaron los partidos más decisivos, de noche con luz artificial y cobrando entrada, 1.50 pesetas las gradas y 3 pesetas las sillas de ruedo. El terreno de juego se instaló en el centro de la plaza.

Melilla estaba representada por el equipo del Instituto Nacional de Previsión (INP), entrenado por Guillermo García Pezzi. Se enfrentó a los representantes de Málaga, Cádiz, Almería, Granada, Sevilla, Córdoba y Ceuta, acabando la competición imbatido, lo que le facultó para jugar la fase final.

No acabaron aquí los éxitos del INP. A primeros de junio, para participar en la fase final de los IX Campeonatos de España de Baloncesto de Educación y Descanso, se desplazaban a la ciudad de Burgos en el que habrían de enfrentarse a los campeones de las fases interprovinciales. Después de otros siete partidos disputados en la Ciudad Deportiva “General Yagüe” de la capital castellana, contabilizados todos con victoria, el INP se proclamaba campeón de España de 2ª Categoría imbatidos.

A su vuelta a la ciudad fueron homenajeados con un partido celebrado en la Plaza de Toros, en el que se enfrentaron a la Jeneusse Sportive Saladeenne de Río-Salado (Orán), y en él ofrecieron a los aficionados la Copa recientemente conquistada. El choque finalizó con victoria del equipo francés por 25-24.

Días después fueron recibidos en el Palacio Municipal por el Alcalde don Eduardo García Sánchez, donde recibieron el homenaje de la ciudad. Acudieron a este acto los jugadores; Márquez, Pérez González, Rodríguez López, Bustinduy, Morán, Álvarez, Iglesias, Méndez, Santamaría y Córdoba, el vicesecretario de Obras Sindicales, Sr. Merás, el jefe del Grupo de Empresa y entrenador del INP, Guillermo García Pezzi, y el médico del equipo, Dr. Collantes.

Año 1952

El segundo evento a destacar, no por anecdótico creemos menos interesante y que cierra de momento nuestro recorrido por los orígenes del baloncesto melillense, se produjo en 1952, el día 28 de mayo en el campo de La Hípica.

Por primera vez en Melilla nuestro baloncesto medía sus fuerzas ante un equipo de los Estados Unidos de Norte América, el equipo de la Base Aeronaval de Port Lyautey (situada en la actual ciudad de Kenitra-Marruecos).

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, los americanos se habían establecido en la ciudad citada y, como padres de este deporte, no dudaron en organizar una gira por las ciudades del Protectorado Español que contaban con equipo en esta práctica deportiva. Llegado el turno a Melilla, se enfrentaron al equipo titular de la Sociedad Hípica. Venció el equipo americano que contó con la ventaja de jugar el partido con el balón americano, hecho éste que fue un contratiempo para los jugadores hípicos que extrañaron el mismo.

Aún así, los “yanquis” sólo vencieron por un solo tanto de diferencia, 44-43, y estas fueron las alineaciones que presentaron ambos equipos:

Naval Air Force: Mac Kechnie (2), Fitzgerald (6), Barber (2), Pittman (4), Crawford (2), Fields, Kunz (16), Estelle, Newberry (10), Robertson (2) y Overfield.

Sociedad Hípica: Sáez (10), Galeano (4), Guerrero, Bosqued (14), Farrés (8), Ansola, Piti, Mingorance, Pamiés, Vicen y Brenner (7).

Finalizado el evento deportivo, la directiva de la Sociedad Hípica invitó a la delegación americana a una copa de vino español (por supuesto). Los americanos todavía nos seguían mandando leche en polvo y queso americano.

 

Nota: Ante la pregunta de algunos lectores, ya queda aclarado en este artículo la ubicación del Campo de la Compañía de Mar.

Respecto del Campo de la Bandera de Marruecos, situado en los terrenos que actualmente ocupa el Edificio Parque, desde la base de lo publicado en prensa, empieza a saberse de él por primera vez en abril de 1952.