El padre de Xavi Hernández jugó en el Melilla

Antonio G. Jáuregui 11-02-2014 - Historia

  • Joaquín Hernández llegó a la ciudad en 1969 para hacer la 'mili' y jugó con el Melilla CF y el Schweppes Industrial

Salvador Castillo

Sí, tal como lo ha leído en el titular, Joaquín Hernández López, padre del jugador del Fútbol Club Barcelona, campeón del mundo y dos veces campeón de Europa con la Selección Nacional de España, jugó en el Melilla Club de Fútbol.

El padre del excelente centrocampista azulgrana arribó a Melilla en 1969, como tantos jóvenes españoles de la época, con motivo de prestar su servicio militar obligatorio en el Ejército. Lo pueden reconocer en la fotografía, es el segundo por la izquierda.

El deporte melillense en general aprovechaba la estancia obligada de estos soldados para incluir en sus clubes a los que destacaban en cualquier disciplina deportiva de las practicadas en la ciudad. Era un beneficio para ambas partes, los equipos reforzaban su potencial y a ellos les servía para no perder comba por el parón forzoso que les pudiera ocasionar la ‘mili’. 

En el caso que nos ocupa, el Melilla Club de Fútbol, presidido por Paco López y entrenado por Ramoní, se hizo con los servicios del joven Hernández, futbolista que venía del Condal, equipo de la Tercera División. Para ello tuvo que contar con la autorización del FC Barcelona del que era filial. Así lo contaba el presidente de la entidad, Paco López, al ser preguntado por el periodista de El Telegrama: “Hemos recibido una atenta carta del secretario técnico del Barcelona, Domingo Balmanya, para que contemos con el futbolista durante el tiempo que permanezca en la ciudad”.

Así, El Telegrama de Melilla, en su edición del sábado 26 de abril de 1969, informaba de un partido amistoso jugado contra Los Salazones en el que había participado Hernández, del Condal, jugador que había estado entrenando con el equipo durante la semana y que estaba sometido a prueba.  

El padre del excelente centrocampista azulgrana arribó a Melilla en 1969, como tantos jóvenes españoles de la época

Su participación en el Melilla era compartida con el Schweppes Industrial, filial del equipo titular que entrenaba un grande del deporte melillense, Antonio Potous (Melilla le debe un reconocimiento).

Todas las opiniones consultadas a quienes le conocieron durante su estancia en la ciudad coinciden en afirmar que era un excelente medio volante, que jugó más o menos en el equipo titular, le hemos contabilizado ocho partidos oficiales. Otras fuentes dicen que nueve, unas veces de titular y otras sustituyendo a compañeros, se debe a que para un soldado era difícil compatibilizar milicia y fútbol. Otra era que el Melilla FC. tenía en la temporada 1969-1970 una excelente plantilla (quedó en tercer lugar en la Liga regular, sólo adelantado por Cádiz y Jerez). Esto sirve a su vez para valorar su calidad futbolística, sino Ramoní no hubiera contado con él y sus compañeros de equipo, todos profesionales hechos y derechos, difícilmente le hubieran admitido como uno más.

Durante el mes de mayo de 1969, Hernández juega sendos partidos amistosos contra Salazones, Construcciones Adán y Hitlal de Nador, entrenado por otro grande, Antonio Casado. La temporada 68-69 tocaba a su fin y no habría oportunidad de jugar en partido oficial con el primer equipo.

En el comienzo de la temporada 1969-70, empieza disputando partidos alineándose con el Schweppes Industrial y es en diciembre, el domingo día 7, cuando se produce su debut en partido oficial. Fue en el Puerto de Santa María (Cádiz). El Melilla cayó derrotado 3 a 1 frente al Portuense y Hernández entró comenzado el partido en sustitución de Del Pino.

No hay constancia de más partidos oficiales hasta el domingo 6 de enero de 1970. El Melilla vence en casa al Atlético Sanluqueño por 2 a 0 y Hernández entró sustituyendo en esta ocasión a Bertín. El Melilla CF ocupaba el cuarto lugar en la tabla clasificatoria.

El domingo 8 de febrero de 1970 se produce el debut como titular, en partido jugado en casa contra el Marbella y que finaliza con victoria melillense por 2 a 1. La alineación que presentó el Melilla CF fue la que sigue: Pedrosa; Ibáñez, Berrocal, Julio; Hernández, Cordones; Trilles, Mayoral, Mengual, Del Pino y Rojo.

Cabe destacar también su participación en la Copa del Generalísimo, en la que jugó contra el Málaga, que resultó vencedor en la doble confrontación y que militaba en Segunda División.  

En la edición de El Telegrama de Melilla del viernes 13 de marzo de 1970, el periodista preguntaba al entrenador: “Hemos observado, volviendo al partido contra el Atlético Ceuta, que no figura en la relación el medio volante Hernández, ¿por qué?”. Esta fue la respuesta: “Hernández es muy posible que ya no vuelva a alinearse con el Melilla, pues hoy o mañana se me ha informado por la Directiva que marcha a su casa en la península, con permiso ilimitado”.

La mili se acabó y con ella el periplo del soldado Hernández en el fútbol melillense. Un futbolista que en la temporada 1965-66, con 18 años, jugaba en Primera División en el Sabadell y, como jugaba poco, pidió la baja voluntaria para marcharse al Tarrasa, porque lo que él quería era jugar y, como confesó no hace mucho tiempo al Diario de Sabadell, fue “el mayor error de mi vida”. Después llegó un rosario interminable de equipos, Condal, Melilla, Gerona,..., para finalizar en 1983 su carrera deportiva con el Manresa.

¿Se perdió el fútbol otro Xavi? En todo caso su “error” lo reparó de sobra con el hijo que tantas alegrías  ha proporcionado a todos los españoles, amantes o no del fútbol.   

Foto cedida por don Salvador Castillo, a quien queremos mostrar nuestro agradecimiento. Nos proporcionó la pista para la confección de este artículo. 

Salvador Castillo

El padre de Xavi Hernández jugó en el Melilla

  • Joaquín Hernández llegó a la ciudad en 1969 para hacer la 'mili' y jugó con el Melilla CF y el Schweppes Industrial

Sí, tal como lo ha leído en el titular, Joaquín Hernández López, padre del jugador del Fútbol Club Barcelona, campeón del mundo y dos veces campeón de Europa con la Selección Nacional de España, jugó en el Melilla Club de Fútbol.

El padre del excelente centrocampista azulgrana arribó a Melilla en 1969, como tantos jóvenes españoles de la época, con motivo de prestar su servicio militar obligatorio en el Ejército. Lo pueden reconocer en la fotografía, es el segundo por la izquierda.

El deporte melillense en general aprovechaba la estancia obligada de estos soldados para incluir en sus clubes a los que destacaban en cualquier disciplina deportiva de las practicadas en la ciudad. Era un beneficio para ambas partes, los equipos reforzaban su potencial y a ellos les servía para no perder comba por el parón forzoso que les pudiera ocasionar la ‘mili’. 

En el caso que nos ocupa, el Melilla Club de Fútbol, presidido por Paco López y entrenado por Ramoní, se hizo con los servicios del joven Hernández, futbolista que venía del Condal, equipo de la Tercera División. Para ello tuvo que contar con la autorización del FC Barcelona del que era filial. Así lo contaba el presidente de la entidad, Paco López, al ser preguntado por el periodista de El Telegrama: “Hemos recibido una atenta carta del secretario técnico del Barcelona, Domingo Balmanya, para que contemos con el futbolista durante el tiempo que permanezca en la ciudad”.

Así, El Telegrama de Melilla, en su edición del sábado 26 de abril de 1969, informaba de un partido amistoso jugado contra Los Salazones en el que había participado Hernández, del Condal, jugador que había estado entrenando con el equipo durante la semana y que estaba sometido a prueba.  

El padre del excelente centrocampista azulgrana arribó a Melilla en 1969, como tantos jóvenes españoles de la época

Su participación en el Melilla era compartida con el Schweppes Industrial, filial del equipo titular que entrenaba un grande del deporte melillense, Antonio Potous (Melilla le debe un reconocimiento).

Todas las opiniones consultadas a quienes le conocieron durante su estancia en la ciudad coinciden en afirmar que era un excelente medio volante, que jugó más o menos en el equipo titular, le hemos contabilizado ocho partidos oficiales. Otras fuentes dicen que nueve, unas veces de titular y otras sustituyendo a compañeros, se debe a que para un soldado era difícil compatibilizar milicia y fútbol. Otra era que el Melilla FC. tenía en la temporada 1969-1970 una excelente plantilla (quedó en tercer lugar en la Liga regular, sólo adelantado por Cádiz y Jerez). Esto sirve a su vez para valorar su calidad futbolística, sino Ramoní no hubiera contado con él y sus compañeros de equipo, todos profesionales hechos y derechos, difícilmente le hubieran admitido como uno más.

Durante el mes de mayo de 1969, Hernández juega sendos partidos amistosos contra Salazones, Construcciones Adán y Hitlal de Nador, entrenado por otro grande, Antonio Casado. La temporada 68-69 tocaba a su fin y no habría oportunidad de jugar en partido oficial con el primer equipo.

En el comienzo de la temporada 1969-70, empieza disputando partidos alineándose con el Schweppes Industrial y es en diciembre, el domingo día 7, cuando se produce su debut en partido oficial. Fue en el Puerto de Santa María (Cádiz). El Melilla cayó derrotado 3 a 1 frente al Portuense y Hernández entró comenzado el partido en sustitución de Del Pino.

No hay constancia de más partidos oficiales hasta el domingo 6 de enero de 1970. El Melilla vence en casa al Atlético Sanluqueño por 2 a 0 y Hernández entró sustituyendo en esta ocasión a Bertín. El Melilla CF ocupaba el cuarto lugar en la tabla clasificatoria.

El domingo 8 de febrero de 1970 se produce el debut como titular, en partido jugado en casa contra el Marbella y que finaliza con victoria melillense por 2 a 1. La alineación que presentó el Melilla CF fue la que sigue: Pedrosa; Ibáñez, Berrocal, Julio; Hernández, Cordones; Trilles, Mayoral, Mengual, Del Pino y Rojo.

Cabe destacar también su participación en la Copa del Generalísimo, en la que jugó contra el Málaga, que resultó vencedor en la doble confrontación y que militaba en Segunda División.  

En la edición de El Telegrama de Melilla del viernes 13 de marzo de 1970, el periodista preguntaba al entrenador: “Hemos observado, volviendo al partido contra el Atlético Ceuta, que no figura en la relación el medio volante Hernández, ¿por qué?”. Esta fue la respuesta: “Hernández es muy posible que ya no vuelva a alinearse con el Melilla, pues hoy o mañana se me ha informado por la Directiva que marcha a su casa en la península, con permiso ilimitado”.

La mili se acabó y con ella el periplo del soldado Hernández en el fútbol melillense. Un futbolista que en la temporada 1965-66, con 18 años, jugaba en Primera División en el Sabadell y, como jugaba poco, pidió la baja voluntaria para marcharse al Tarrasa, porque lo que él quería era jugar y, como confesó no hace mucho tiempo al Diario de Sabadell, fue “el mayor error de mi vida”. Después llegó un rosario interminable de equipos, Condal, Melilla, Gerona,..., para finalizar en 1983 su carrera deportiva con el Manresa.

¿Se perdió el fútbol otro Xavi? En todo caso su “error” lo reparó de sobra con el hijo que tantas alegrías  ha proporcionado a todos los españoles, amantes o no del fútbol.   

Foto cedida por don Salvador Castillo, a quien queremos mostrar nuestro agradecimiento. Nos proporcionó la pista para la confección de este artículo.