Kubala jugó con la UD Melilla

Antonio G. Jáuregui 04-01-2014 - Historia

  • El jugador húngaro disputó con los azulinos un amistoso en Mestalla frente al Valencia CF

  • El objetivo del encuentro fue el de recaudar fondos para las víctimas del accidente de tráfico de los unionistas

Si ha tenido la paciencia de seguirnos, los dos últimos artículos publicados, hacen referencia a la relación histórica que, dos (Atlético de Madrid y Real Madrid) de los tres equipos que comandan la clasificación de la Liga de Primera División del Fútbol Nacional, han tenido a lo largo de su historia con la Unión Deportiva Melilla.

En esta ocasión y para cerrar esta trilogía les contamos del Fútbol Club Barcelona.

El día 26 de enero de 1951, (se lo contaremos con motivo del próximo aniversario) el equipo melillense se dirigía por carretera hacia Alicante para embarcar hasta Mallorca, ciudad en la que iba a disputar un encuentro liguero de Segunda división contra el titular de la isla.

Pasado el pueblo de Loja en la provincia de Granada, el autobús, propiedad de la UD. Melilla que conducía al equipo, colisionaba con un camión que lo sacó de la carretera dando una vuelta de campana. Como consecuencia del terrible accidente, fallecieron los futbolistas azulinos, Martín y Mamblona, y el masajista Manolo Salvador.

Aquel triste accidente, trajo como consecuencia innumerables problemas, tanto en el orden anímico como en el económico. El fútbol español quedó muy afectado por la triste noticia y muchos fueron los que se ofrecieron para ayudar a nuestro equipo, de diferentes maneras.

Es obvio que el Barça estaba interesado en que su futbolista jugara el mayor número de encuentros posibles, para mantenerlo rodado y en plena forma

Dos de los clubes de Primera División, que favorecieron a la entidad melillense fueron el Valencia C. F. y en menor medida el Barcelona F. C. La Federación Española de Fútbol concedió dos semanas de aplazamiento para jugar el partido contra el Mallorca, y a la vuelta de este partido, el Valencia C. F. programó un partido amistoso en Mestalla, cuyo beneficio sería para las víctimas del accidente.

Con vistas a dotar el partido de un mayor atractivo, la Unión Deportiva Melilla solicitó al F. C. Barcelona la cesión para este partido del reciente fichaje de Ladislao Kubala, que no podía ser alineado con los blaugranas, porque al haber huido de su país natal Hungría y carecer de “papeles” no podía participar de pleno derecho en la Liga española. Es obvio que el Barça estaba interesado en que su futbolista jugara el mayor número de encuentros posibles, para mantenerlo rodado y en plena forma.

El día 13 de febrero de 1951, se celebraba el partido benéfico en Mestalla entre el propietario del terreno y la U. D. Melilla, reforzada con el genial jugador húngaro, el partido no tuvo en sí mucha historia, venció el equipo valencianista por 4 a 3, cabe resaltar que Kubala marcó uno de los tres goles del equipo melillense.

El genial Ladislao Kubala, marcó junto a otro genio Alfredo Di Stefano toda una época en el fútbol español, el húngaro fue internacional con tres países, Hungría, Checoslovaquia y 19 veces con España; además de en el F.C. Barcelona jugó con el R.C.D. Español y fue entrenador de F.C. Barcelona, Real Murcia, Español y Elche, además de Seleccionador Nacional de España.

Permítanme para finalizar una pequeña digresión, les he citado en el presente artículo a dos de los mejores futbolistas de la historia del fútbol español, el madridista Di Stefano y el barcelonista Kubala, ellos dos, hicieron que la chavalería de mediados los cincuenta y los sesenta del pasado siglo, nos decantáramos por la afición a uno u otro equipo.

A día de hoy, en el que mayores y pequeños juegan al sofisticado fútbol de ordenador, FIFA, etc., o debería decir “se matan”, animando los unos a Ronaldo, los otros a Messi; los “guerreros” de entonces lo hacíamos con las chapas, me explico y acabo con la historia del abuelo, con las chapas que servían de tapón para las botellas de refresco, se confeccionaban equipos de fútbol, si la chapa estaba sin estrenar, que tenía la faldilla sinuosa abierta, pues mejor que mejor.

Para confeccionar a Kubala, que era más complejo y es de quién tratamos, se forraba la chapa con papel de seda azul (para el pantalón), se cortaban tiras de los cartones de tabaco Chesterfield cuya palabra venía y viene escrita en azul y rojo, se pegaba encima la cabeza de Kubala, obtenida de las colecciones de cromos, se forraba toda de papel de celofán, se adhería el corcho de la parte inferior de la chapa y con un botón como balón de fútbol, ¡Hale!, a jugar al FIFA  de la época. Es que está todo inventado.

 

Foto: Manuel Agulló (A la izquierda Errazquin, capitán de la UD Melilla, en el centro Kubala y a la derecha un jugador valencianista)

Kubala jugó con la UD Melilla

  • El jugador húngaro disputó con los azulinos un amistoso en Mestalla frente al Valencia CF

  • El objetivo del encuentro fue el de recaudar fondos para las víctimas del accidente de tráfico de los unionistas

Si ha tenido la paciencia de seguirnos, los dos últimos artículos publicados, hacen referencia a la relación histórica que, dos (Atlético de Madrid y Real Madrid) de los tres equipos que comandan la clasificación de la Liga de Primera División del Fútbol Nacional, han tenido a lo largo de su historia con la Unión Deportiva Melilla.

En esta ocasión y para cerrar esta trilogía les contamos del Fútbol Club Barcelona.

El día 26 de enero de 1951, (se lo contaremos con motivo del próximo aniversario) el equipo melillense se dirigía por carretera hacia Alicante para embarcar hasta Mallorca, ciudad en la que iba a disputar un encuentro liguero de Segunda división contra el titular de la isla.

Pasado el pueblo de Loja en la provincia de Granada, el autobús, propiedad de la UD. Melilla que conducía al equipo, colisionaba con un camión que lo sacó de la carretera dando una vuelta de campana. Como consecuencia del terrible accidente, fallecieron los futbolistas azulinos, Martín y Mamblona, y el masajista Manolo Salvador.

Aquel triste accidente, trajo como consecuencia innumerables problemas, tanto en el orden anímico como en el económico. El fútbol español quedó muy afectado por la triste noticia y muchos fueron los que se ofrecieron para ayudar a nuestro equipo, de diferentes maneras.

Es obvio que el Barça estaba interesado en que su futbolista jugara el mayor número de encuentros posibles, para mantenerlo rodado y en plena forma

Dos de los clubes de Primera División, que favorecieron a la entidad melillense fueron el Valencia C. F. y en menor medida el Barcelona F. C. La Federación Española de Fútbol concedió dos semanas de aplazamiento para jugar el partido contra el Mallorca, y a la vuelta de este partido, el Valencia C. F. programó un partido amistoso en Mestalla, cuyo beneficio sería para las víctimas del accidente.

Con vistas a dotar el partido de un mayor atractivo, la Unión Deportiva Melilla solicitó al F. C. Barcelona la cesión para este partido del reciente fichaje de Ladislao Kubala, que no podía ser alineado con los blaugranas, porque al haber huido de su país natal Hungría y carecer de “papeles” no podía participar de pleno derecho en la Liga española. Es obvio que el Barça estaba interesado en que su futbolista jugara el mayor número de encuentros posibles, para mantenerlo rodado y en plena forma.

El día 13 de febrero de 1951, se celebraba el partido benéfico en Mestalla entre el propietario del terreno y la U. D. Melilla, reforzada con el genial jugador húngaro, el partido no tuvo en sí mucha historia, venció el equipo valencianista por 4 a 3, cabe resaltar que Kubala marcó uno de los tres goles del equipo melillense.

El genial Ladislao Kubala, marcó junto a otro genio Alfredo Di Stefano toda una época en el fútbol español, el húngaro fue internacional con tres países, Hungría, Checoslovaquia y 19 veces con España; además de en el F.C. Barcelona jugó con el R.C.D. Español y fue entrenador de F.C. Barcelona, Real Murcia, Español y Elche, además de Seleccionador Nacional de España.

Permítanme para finalizar una pequeña digresión, les he citado en el presente artículo a dos de los mejores futbolistas de la historia del fútbol español, el madridista Di Stefano y el barcelonista Kubala, ellos dos, hicieron que la chavalería de mediados los cincuenta y los sesenta del pasado siglo, nos decantáramos por la afición a uno u otro equipo.

A día de hoy, en el que mayores y pequeños juegan al sofisticado fútbol de ordenador, FIFA, etc., o debería decir “se matan”, animando los unos a Ronaldo, los otros a Messi; los “guerreros” de entonces lo hacíamos con las chapas, me explico y acabo con la historia del abuelo, con las chapas que servían de tapón para las botellas de refresco, se confeccionaban equipos de fútbol, si la chapa estaba sin estrenar, que tenía la faldilla sinuosa abierta, pues mejor que mejor.

Para confeccionar a Kubala, que era más complejo y es de quién tratamos, se forraba la chapa con papel de seda azul (para el pantalón), se cortaban tiras de los cartones de tabaco Chesterfield cuya palabra venía y viene escrita en azul y rojo, se pegaba encima la cabeza de Kubala, obtenida de las colecciones de cromos, se forraba toda de papel de celofán, se adhería el corcho de la parte inferior de la chapa y con un botón como balón de fútbol, ¡Hale!, a jugar al FIFA  de la época. Es que está todo inventado.

 

Foto: Manuel Agulló (A la izquierda Errazquin, capitán de la UD Melilla, en el centro Kubala y a la derecha un jugador valencianista)