¡Hala Madrid!… y la UD Melilla

Antonio G. Jáuregui 23-12-2013 - Historia

  • El Real Madrid y la UD Melilla se enfrentaron en partido amistoso hasta en cuatro ocasiones

El Real Madrid y la UD Melilla se enfrentaron en partido amistoso hasta en cuatro ocasiones, la primera fue en Melilla a doble partido y las dos posteriores en Chamartín.

Los dos primeros partidos se jugaron los días 16 y 18 de julio de 1944 en el desaparecido campo de La Hípica. La costumbre en esa época del doble partido tenía como causa más probable la dificultad de los desplazamientos, debido a las lentas comunicaciones que hacían los viajes eternos, y la rentabilidad económica.

La UDM estaba recién ascendida a la Tercera División. Por primera vez en la historia del fútbol melillense se conformaba una plantilla para el novedoso reto y medirse al Real Madrid era una magnífica oportunidad para calibrar la valía del proyecto.

En el primer encuentro venció el Real Madrid por 3 a 2. Marcaron para los primeros Luján y Corona por dos veces, por los melillenses, Ruiz y Toto. Estas fueron las alineaciones: por el Real Madrid Bañón; Medrano, Clemente; Benavente, Cortés, Huete; Mosquera, Corona, Pruden, Luján y Pedrín. Y por la UD Melilla Quiles; Errazquin, Amorós; Mahayud, Villena, Parrilla; Ruiz, Segangan, Bravo, Valdelló y Toto.

(Fíjense en los puntos y comas de las alineaciones, están transcritas tal cual las escribió el cronista, obedecía a la táctica que los entrenadores empleaban en esa época, en este caso era la denominada “piramidal” 1-2-3-5: portero, dos defensas, tres medios y cinco delanteros, más adelante les contaremos el porqué).

En el segundo encuentro, jugado el día 18 de julio, el resultado fue de empate a dos. Resumiendo la crónica, “la mayor técnica del equipo madrileño se equilibró con el mayor entusiasmo de los melillenses”, marcaron en esta ocasión por partida doble Braña para la UDM y Pruden, para el Madrid.

La tercera ocasión en la que se enfrentaron tuvo lugar en Madrid el 20 de mayo de 1948, la crónica de la agencia Alfil relataba: “A pesar de la inseguridad del tiempo, infinidad de aficionados, han asistido hoy en Chamartín a la presentación del equipo marroquí. Ante la táctica moderna de la WM, el equipo de Melilla presentó la antigua de los tres medios en línea, comprobándose una vez más la eficacia de la primera de ellas. Desde que los equipos madrileños han aceptado la WM, el Melilla es el primer once que pasa por Chamartín que no la emplea. En definitiva partido aburrido”.

La UD Melilla fue derrotada por 4 a 0. Es muy probable que el motivo de este partido fuera debido al seguimiento que el Real Madrid estaba haciendo al jugador melillista Luis Sánchez, que jugó en otra ocasión un partido de prueba con ellos, aunque finalmente su fichaje no fructificó.

En esta ocasión las alineaciones fueron, por parte del Real Madrid: Hilario, Nino, Azcárate, Pérez, Navarro, Pachichu, Macala, Barinaga, Gallardo, Montalvo y Guridi.

Por la UDM: Sánchez, Amorós, Errazquin, Carvajal, Larrarte, Muñoz, Linares, Luis Sánchez, Ayllón, Casado y Massó.

Y la última ocasión, hasta el momento, no perdamos la moral, que volvieron a enfrentarse madrileños y melillenses fue de nuevo en Chamartín el 14 de abril de 1950. La Unión Deportiva Melilla en la temporada de su ascenso a Segunda División era un equipo extraordinario con una increíble capacidad goleadora, no pasó desapercibida para la directiva madridista, que no dudó en invitarla de nuevo a jugar contra ellos, se ganaba dinerito y se controlaba a los jugadores con proyección (entonces no había tanto ojeador como en la actualidad).

La prensa de Madrid elogió unánimemente la actuación del Melilla a pesar de que el resultado fue de 7 a 4 a favor del Real Madrid, aunque tres de los goles obtenidos por éstos fueron muy protestados. Otros titulares de prensa fueron “El Melilla causa sensación en Madrid”, “El once azul realizó un partido fantástico, elogiado por prestigiosas personalidades deportivas”, “La UDM fue despedida con una gran ovación”, y es que el Melilla de esa temporada del ascenso a Segunda, que suscitaba tantos elogios, fue posiblemente el mejor equipo de la historia del Club.

Estos fueron los que saltaron al terreno de juego de Chamartín, hoy Santiago Bernabéu, por parte de la UDM: Velilla (Fornell), García Valle, Rubio, Errazquin, Muñoz, Casado, Pitarch, Martín, Roldán, Moreno (Jimeno), Linares.

Por el Real Madrid: Alonso (González), Jaro, García, Perla, Óscar, Gracia, Juanco (Rafa), Zárraga (Bilbao), Marcet, Belmar (Tercero) y Pueyo.

Permítannos para finalizar que les recordemos lo de la citada táctica de la WM. La pirámide 1-2-3-5 se usó hasta 1925, año en que se modificó la regla del fuera de juego. Antes para que un jugador estuviera habilitado tenía que haber tres jugadores entre el atacante y la línea de fondo. El cambio disminuyó ese número a dos jugadores para favorecer el juego de ataque. La defensa de dos hombres se hizo muy vulnerable, ahí surgió la novedosa táctica de la WM, básicamente un 3-2-2-3 ó 3-4-3 (cuadrado mágico). Su invento se atribuye a Herbert Chapman, entrenador del Arsenal, que de ser un equipo mediocre en la Liga Inglesa pasó a ganar en ocho años 5 ligas y 2 copas. Fue sin lugar a dudas el comienzo de la era del fútbol moderno. 

Fuente: El Telegrama del Rif

¡Hala Madrid!… y la UD Melilla

  • El Real Madrid y la UD Melilla se enfrentaron en partido amistoso hasta en cuatro ocasiones

El Real Madrid y la UD Melilla se enfrentaron en partido amistoso hasta en cuatro ocasiones, la primera fue en Melilla a doble partido y las dos posteriores en Chamartín.

Los dos primeros partidos se jugaron los días 16 y 18 de julio de 1944 en el desaparecido campo de La Hípica. La costumbre en esa época del doble partido tenía como causa más probable la dificultad de los desplazamientos, debido a las lentas comunicaciones que hacían los viajes eternos, y la rentabilidad económica.

La UDM estaba recién ascendida a la Tercera División. Por primera vez en la historia del fútbol melillense se conformaba una plantilla para el novedoso reto y medirse al Real Madrid era una magnífica oportunidad para calibrar la valía del proyecto.

En el primer encuentro venció el Real Madrid por 3 a 2. Marcaron para los primeros Luján y Corona por dos veces, por los melillenses, Ruiz y Toto. Estas fueron las alineaciones: por el Real Madrid Bañón; Medrano, Clemente; Benavente, Cortés, Huete; Mosquera, Corona, Pruden, Luján y Pedrín. Y por la UD Melilla Quiles; Errazquin, Amorós; Mahayud, Villena, Parrilla; Ruiz, Segangan, Bravo, Valdelló y Toto.

(Fíjense en los puntos y comas de las alineaciones, están transcritas tal cual las escribió el cronista, obedecía a la táctica que los entrenadores empleaban en esa época, en este caso era la denominada “piramidal” 1-2-3-5: portero, dos defensas, tres medios y cinco delanteros, más adelante les contaremos el porqué).

En el segundo encuentro, jugado el día 18 de julio, el resultado fue de empate a dos. Resumiendo la crónica, “la mayor técnica del equipo madrileño se equilibró con el mayor entusiasmo de los melillenses”, marcaron en esta ocasión por partida doble Braña para la UDM y Pruden, para el Madrid.

La tercera ocasión en la que se enfrentaron tuvo lugar en Madrid el 20 de mayo de 1948, la crónica de la agencia Alfil relataba: “A pesar de la inseguridad del tiempo, infinidad de aficionados, han asistido hoy en Chamartín a la presentación del equipo marroquí. Ante la táctica moderna de la WM, el equipo de Melilla presentó la antigua de los tres medios en línea, comprobándose una vez más la eficacia de la primera de ellas. Desde que los equipos madrileños han aceptado la WM, el Melilla es el primer once que pasa por Chamartín que no la emplea. En definitiva partido aburrido”.

La UD Melilla fue derrotada por 4 a 0. Es muy probable que el motivo de este partido fuera debido al seguimiento que el Real Madrid estaba haciendo al jugador melillista Luis Sánchez, que jugó en otra ocasión un partido de prueba con ellos, aunque finalmente su fichaje no fructificó.

En esta ocasión las alineaciones fueron, por parte del Real Madrid: Hilario, Nino, Azcárate, Pérez, Navarro, Pachichu, Macala, Barinaga, Gallardo, Montalvo y Guridi.

Por la UDM: Sánchez, Amorós, Errazquin, Carvajal, Larrarte, Muñoz, Linares, Luis Sánchez, Ayllón, Casado y Massó.

Y la última ocasión, hasta el momento, no perdamos la moral, que volvieron a enfrentarse madrileños y melillenses fue de nuevo en Chamartín el 14 de abril de 1950. La Unión Deportiva Melilla en la temporada de su ascenso a Segunda División era un equipo extraordinario con una increíble capacidad goleadora, no pasó desapercibida para la directiva madridista, que no dudó en invitarla de nuevo a jugar contra ellos, se ganaba dinerito y se controlaba a los jugadores con proyección (entonces no había tanto ojeador como en la actualidad).

La prensa de Madrid elogió unánimemente la actuación del Melilla a pesar de que el resultado fue de 7 a 4 a favor del Real Madrid, aunque tres de los goles obtenidos por éstos fueron muy protestados. Otros titulares de prensa fueron “El Melilla causa sensación en Madrid”, “El once azul realizó un partido fantástico, elogiado por prestigiosas personalidades deportivas”, “La UDM fue despedida con una gran ovación”, y es que el Melilla de esa temporada del ascenso a Segunda, que suscitaba tantos elogios, fue posiblemente el mejor equipo de la historia del Club.

Estos fueron los que saltaron al terreno de juego de Chamartín, hoy Santiago Bernabéu, por parte de la UDM: Velilla (Fornell), García Valle, Rubio, Errazquin, Muñoz, Casado, Pitarch, Martín, Roldán, Moreno (Jimeno), Linares.

Por el Real Madrid: Alonso (González), Jaro, García, Perla, Óscar, Gracia, Juanco (Rafa), Zárraga (Bilbao), Marcet, Belmar (Tercero) y Pueyo.

Permítannos para finalizar que les recordemos lo de la citada táctica de la WM. La pirámide 1-2-3-5 se usó hasta 1925, año en que se modificó la regla del fuera de juego. Antes para que un jugador estuviera habilitado tenía que haber tres jugadores entre el atacante y la línea de fondo. El cambio disminuyó ese número a dos jugadores para favorecer el juego de ataque. La defensa de dos hombres se hizo muy vulnerable, ahí surgió la novedosa táctica de la WM, básicamente un 3-2-2-3 ó 3-4-3 (cuadrado mágico). Su invento se atribuye a Herbert Chapman, entrenador del Arsenal, que de ser un equipo mediocre en la Liga Inglesa pasó a ganar en ocho años 5 ligas y 2 copas. Fue sin lugar a dudas el comienzo de la era del fútbol moderno. 

Fuente: El Telegrama del Rif