The first foot-ball team in Melilla

Antonio G. Jáuregui 19-06-2013 - Historia

  • En los festejos patronales de septiembre de 1912 es cuando tenemos información de los primeros encuentros que se celebran de manera oficial

Antes de entrar en materia les explicaré el porqué del pomposo título en inglés del artículo de hoy. Los orígenes del fútbol son difusos, pero hay un hecho que nadie cuestiona, y es que fueron los ingleses los que a finales del siglo XIX lo dotaron de normas y lo exportaron al mundo. Fue a finales de este siglo y principios del siglo XX, cuando en España se empezó a poner de moda este deporte y su terminología, así era muy normal que en las primeras crónicas y a falta de palabras adecuadas en el idioma castellano, se utilizaran las originales inglesas, así como también observamos aquí en el nombre de los equipos, (perdón, teams).   

El fútbol en Melilla tiene sus orígenes allá por 1912, es posible que con anterioridad a este año, los chavales dieran patadas al balón dentro del recinto amurallado de Melilla la Vieja, pero es después de 1909, cuando Melilla se estira y sale de las murallas, cuando el fútbol toma carta de naturaleza y se practica a lo largo de las playas, desde Los Cárabos hasta La Hípica y como verán, si continúan leyendo, en la plazoleta del Tesorillo.

La información periodística en esos años, quizá por lo novedoso del tema, resulta confusa y hasta errónea en alguna ocasión, por lo que dificulta la adjudicación al cien por cien de la primogenitura a un determinado equipo, pero creemos que podemos hacerlo con un mínimo margen de error, si se lo adjudicamos al Sporting Club Melilla pues, aunque en las fiestas de Melilla en septiembre juega este equipo contra otro denominado “Melilla Foot-ball Club”, éste último se pierde en la noche de los tiempos, mientras que del Sporting sí sabemos que se constituyó como tal, formando junta directiva y hasta se presentó en sociedad, debidamente uniformado, como muestra la fotografía publicada en El Telegrama del Rif.

Es pues en los festejos patronales de Melilla en septiembre de 1912 cuando tenemos información de los primeros encuentros que se celebran de manera oficial. El día 12 se celebraron dos partidos de fútbol, en la plaza del Tesorillo, con numerosa asistencia de público y la presidencia del capitán general de la Plaza, Sr. García Aldave. Jugaron en primer lugar el Melilla Foot-ball Club contra el Sporting Club Melilla, vencieron estos últimos por cinco goles contra ninguno, y estas fueron las alineaciones:

Melilla Foot-ball Club: Portero, señor Franco; defensa, don Ernesto Pérez y don Arturo Castillo; medios, don Laureano Fernández y don Enrique Baños; delanteros, don Julio Gabriel, don José López Morelló, don Eugenio Pérez, Don Ramiro Nieto y don José Soriano.  

El día 17 de mayo de 1925 se inauguraba (aunque venía funcionando de tiempo atrás) el primer campo de fútbol dotado con infraestructura de vestuarios y gradas, fue el Campo de la Sociedad Hípica

Sporting Club Melilla: Portero, don Manuel Rodríguez; defensa, don Rafael Garnica, y don Ricardo Carpintier; medios, don Luis Macías, don J. Senabre y don Rafael Fernández; delanteros, don José Salama, don Tomás Vaello, don R. Grosso, Mr. J. Fius y don César Porras.

Observarán que en el primer equipo sólo figuran diez jugadores, no es un error de trascripción, así figura en la crónica original, o fue un error del periodista o el Melilla Football Club no disponía de más jugadores, no es de extrañar que perdieran por cinco a cero, lo del “don” en las alineaciones también es copia del original.

A continuación saltaron al terreno de juego los equipos militares de los batallones de Cazadores de Tarifa y Chiclana, venciendo los de Tarifa por dos a cero.                Debido al éxito que resultó la jornada futbolera, se repitieron los mismos partidos al día siguiente.

No hay más noticias reseñables de fútbol en lo que restó del año y hasta las fiestas patronales de 1913. Hasta entonces lo único a destacar es que el equipo del Sporting era el único organizado, había formalizado su junta directiva el 24 de noviembre de 1912 creando estatutos y reglamento, y eligiendo a su presidente D. Ramón López Pozas.

Como avanzábamos, en las fiestas de septiembre de 1913, el Sporting Club Melilla vuelve a presentarse en sociedad, lo hace en esta ocasión en la playa de la Hípica, y a falta de rival se enfrenta a él mismo, eso sí, el primer equipo con equipación nueva, al parecer compradas en Barcelona, camisetas a rayas blancas y rojas y pantalón blanco, el segundo equipo de blanco. En esta ocasión se cuidó más el escenario, se marcaron las líneas que delimitaban el terreno de juego, se colocaron tribunas y sillas que se cobraron a veinticinco céntimos con fines benéficos y la comisión de festejos donó once medallas de plata como premio al equipo ganador. El encuentro estuvo presidido por el general Villalba, que a su condición de autoridad militar sumaba la de ser presidente de la Junta de Arbitrios (el equivalente a alcalde en esa época).

El partido ofreció las siguientes alineaciones:

Sporting “A”: Portero, Bernardi; defensas, Carpintier y Soto; medios, Malea, Herrero y Ernesto Perea; delanteros, Argos, Soriano, Santamaría, Salama (J) y Navarrete.

Sporting “B”: Portero, Juan Perea; defensas, Eugenio Perea y Porras; medios, Quiles, Barciela y Garnica; delanteros, Laureano, Gabriel, Salama (M), León y Antón.

La gente que en gran número acudió a presenciar el encuentro, a pesar de que en ese mismo momento se producía la exhibición aérea del aviador francés Mauvois, o quizás se aprovechó este evento para contar con más público, salió satisfecha del espectáculo presenciado, en el que el segundo equipo del Sporting se alzó con la victoria. No siempre ganan los buenos.

Aunque en principio parecía que iba a costar arrancar y que lo relatado sólo iba a resultar una nube de verano, la consecuencia de una moda pasajera, lo cierto es que el fútbol llegó para quedarse y en los años venideros se fueron creando más equipos, en las escuelas, en los barrios, en los cuarteles, el foot-ball pasó a denominarse fútbol; los teams, equipos; los equipiers, jugadores; los referees, árbitros (o cosas peores),...

El día 17 de mayo de 1925 se inauguraba (aunque venía funcionando de tiempo atrás) el primer campo de fútbol dotado con infraestructura de vestuarios y gradas, fue el Campo de la Sociedad Hípica, que albergó el fútbol en todas sus categorías hasta 1945, aunque las categorías inferiores jugaran también en campos más modestos como el de San Fernando, también llamado de “Las galletas” por su proximidad a una fábrica de ese producto, o un estadio que se construyó el Melilla CF en el barrio del Real, en los aledaños de la calle Mar Chica. Esto era debido a que en el fútbol desde sus comienzos se cobraba entrada por presenciar los partidos, fuese la categoría que fuese, por cobrar se cobraba hasta los partidos de solteros contra casados. El día 9 de septiembre de 1945 se inauguró el Estadio Álvarez Claro que tomó el relevo del viejo campo hípico hasta nuestros días.

 

Fuente: El Telegrama del Rif

The first foot-ball team in Melilla

  • En los festejos patronales de septiembre de 1912 es cuando tenemos información de los primeros encuentros que se celebran de manera oficial

Antes de entrar en materia les explicaré el porqué del pomposo título en inglés del artículo de hoy. Los orígenes del fútbol son difusos, pero hay un hecho que nadie cuestiona, y es que fueron los ingleses los que a finales del siglo XIX lo dotaron de normas y lo exportaron al mundo. Fue a finales de este siglo y principios del siglo XX, cuando en España se empezó a poner de moda este deporte y su terminología, así era muy normal que en las primeras crónicas y a falta de palabras adecuadas en el idioma castellano, se utilizaran las originales inglesas, así como también observamos aquí en el nombre de los equipos, (perdón, teams).   

El fútbol en Melilla tiene sus orígenes allá por 1912, es posible que con anterioridad a este año, los chavales dieran patadas al balón dentro del recinto amurallado de Melilla la Vieja, pero es después de 1909, cuando Melilla se estira y sale de las murallas, cuando el fútbol toma carta de naturaleza y se practica a lo largo de las playas, desde Los Cárabos hasta La Hípica y como verán, si continúan leyendo, en la plazoleta del Tesorillo.

La información periodística en esos años, quizá por lo novedoso del tema, resulta confusa y hasta errónea en alguna ocasión, por lo que dificulta la adjudicación al cien por cien de la primogenitura a un determinado equipo, pero creemos que podemos hacerlo con un mínimo margen de error, si se lo adjudicamos al Sporting Club Melilla pues, aunque en las fiestas de Melilla en septiembre juega este equipo contra otro denominado “Melilla Foot-ball Club”, éste último se pierde en la noche de los tiempos, mientras que del Sporting sí sabemos que se constituyó como tal, formando junta directiva y hasta se presentó en sociedad, debidamente uniformado, como muestra la fotografía publicada en El Telegrama del Rif.

Es pues en los festejos patronales de Melilla en septiembre de 1912 cuando tenemos información de los primeros encuentros que se celebran de manera oficial. El día 12 se celebraron dos partidos de fútbol, en la plaza del Tesorillo, con numerosa asistencia de público y la presidencia del capitán general de la Plaza, Sr. García Aldave. Jugaron en primer lugar el Melilla Foot-ball Club contra el Sporting Club Melilla, vencieron estos últimos por cinco goles contra ninguno, y estas fueron las alineaciones:

Melilla Foot-ball Club: Portero, señor Franco; defensa, don Ernesto Pérez y don Arturo Castillo; medios, don Laureano Fernández y don Enrique Baños; delanteros, don Julio Gabriel, don José López Morelló, don Eugenio Pérez, Don Ramiro Nieto y don José Soriano.  

El día 17 de mayo de 1925 se inauguraba (aunque venía funcionando de tiempo atrás) el primer campo de fútbol dotado con infraestructura de vestuarios y gradas, fue el Campo de la Sociedad Hípica

Sporting Club Melilla: Portero, don Manuel Rodríguez; defensa, don Rafael Garnica, y don Ricardo Carpintier; medios, don Luis Macías, don J. Senabre y don Rafael Fernández; delanteros, don José Salama, don Tomás Vaello, don R. Grosso, Mr. J. Fius y don César Porras.

Observarán que en el primer equipo sólo figuran diez jugadores, no es un error de trascripción, así figura en la crónica original, o fue un error del periodista o el Melilla Football Club no disponía de más jugadores, no es de extrañar que perdieran por cinco a cero, lo del “don” en las alineaciones también es copia del original.

A continuación saltaron al terreno de juego los equipos militares de los batallones de Cazadores de Tarifa y Chiclana, venciendo los de Tarifa por dos a cero.                Debido al éxito que resultó la jornada futbolera, se repitieron los mismos partidos al día siguiente.

No hay más noticias reseñables de fútbol en lo que restó del año y hasta las fiestas patronales de 1913. Hasta entonces lo único a destacar es que el equipo del Sporting era el único organizado, había formalizado su junta directiva el 24 de noviembre de 1912 creando estatutos y reglamento, y eligiendo a su presidente D. Ramón López Pozas.

Como avanzábamos, en las fiestas de septiembre de 1913, el Sporting Club Melilla vuelve a presentarse en sociedad, lo hace en esta ocasión en la playa de la Hípica, y a falta de rival se enfrenta a él mismo, eso sí, el primer equipo con equipación nueva, al parecer compradas en Barcelona, camisetas a rayas blancas y rojas y pantalón blanco, el segundo equipo de blanco. En esta ocasión se cuidó más el escenario, se marcaron las líneas que delimitaban el terreno de juego, se colocaron tribunas y sillas que se cobraron a veinticinco céntimos con fines benéficos y la comisión de festejos donó once medallas de plata como premio al equipo ganador. El encuentro estuvo presidido por el general Villalba, que a su condición de autoridad militar sumaba la de ser presidente de la Junta de Arbitrios (el equivalente a alcalde en esa época).

El partido ofreció las siguientes alineaciones:

Sporting “A”: Portero, Bernardi; defensas, Carpintier y Soto; medios, Malea, Herrero y Ernesto Perea; delanteros, Argos, Soriano, Santamaría, Salama (J) y Navarrete.

Sporting “B”: Portero, Juan Perea; defensas, Eugenio Perea y Porras; medios, Quiles, Barciela y Garnica; delanteros, Laureano, Gabriel, Salama (M), León y Antón.

La gente que en gran número acudió a presenciar el encuentro, a pesar de que en ese mismo momento se producía la exhibición aérea del aviador francés Mauvois, o quizás se aprovechó este evento para contar con más público, salió satisfecha del espectáculo presenciado, en el que el segundo equipo del Sporting se alzó con la victoria. No siempre ganan los buenos.

Aunque en principio parecía que iba a costar arrancar y que lo relatado sólo iba a resultar una nube de verano, la consecuencia de una moda pasajera, lo cierto es que el fútbol llegó para quedarse y en los años venideros se fueron creando más equipos, en las escuelas, en los barrios, en los cuarteles, el foot-ball pasó a denominarse fútbol; los teams, equipos; los equipiers, jugadores; los referees, árbitros (o cosas peores),...

El día 17 de mayo de 1925 se inauguraba (aunque venía funcionando de tiempo atrás) el primer campo de fútbol dotado con infraestructura de vestuarios y gradas, fue el Campo de la Sociedad Hípica, que albergó el fútbol en todas sus categorías hasta 1945, aunque las categorías inferiores jugaran también en campos más modestos como el de San Fernando, también llamado de “Las galletas” por su proximidad a una fábrica de ese producto, o un estadio que se construyó el Melilla CF en el barrio del Real, en los aledaños de la calle Mar Chica. Esto era debido a que en el fútbol desde sus comienzos se cobraba entrada por presenciar los partidos, fuese la categoría que fuese, por cobrar se cobraba hasta los partidos de solteros contra casados. El día 9 de septiembre de 1945 se inauguró el Estadio Álvarez Claro que tomó el relevo del viejo campo hípico hasta nuestros días.

 

Fuente: El Telegrama del Rif