UD MELILLA: El inicio del fútbol melillense en categoría nacional

Antonio G. Jáuregui 30-10-2013 - Historia

  • El domingo 24 de septiembre de 1944, debutaba por primera vez en la historia representando al fútbol melillense en categoría nacional

El fútbol en Melilla, como en casi toda España, comenzó en los albores del siglo XX, impulsado por los ingleses y rápidamente adquirió notoria popularidad. Cualquier explanada y cualquier objeto redondo susceptible de dar vueltas y ser golpeado sin causar daño físico era todo lo que se necesitaba para que jóvenes, y no tan jóvenes, se enzarzaran en la noble, a veces no tanto, disputa por conseguir la victoria ante el rival, que no enemigo, mediante la consecución de la introducción en la portería contraria del citado objeto, al grito mágico de ¡gol!.

En Melilla se produjo un rápido crecimiento de la práctica organizada de este deporte. Surgieron equipos en todos los ámbitos de la sociedad civil y militar, y en los terrenos de la Sociedad Hípica se construyó el primer campo de fútbol en 1916, que no merecería adquirir el ser reconocido como tal hasta 1925, cuando fue inaugurado por el Malagueño FC y una Selección Melillense.

Rápidamente surgieron las inevitables rivalidades, máxime en una ciudad pequeña en la que obviamente los “teams” que formaban la élite del fútbol local raramente superaban el número de cuatro, destacando dos por encima del resto, la Sociedad Hípica y el Melilla CF. Esta situación conducía inevitablemente al hartazgo de la afición, por lo repetitivo de los enfrentamientos entre ellos, de ahí que surgiera la imperiosa necesidad de competir contra equipos de toda procedencia: peninsulares, el citado Malagueño, Betis, Sevilla, Atlético de Madrid, la Selección Nacional en tiempos de la Guerra Civil,...; del Marruecos francés, Joyeusetes de Orán, Esporting Club de Sidi Bel Abbes,...; europeos, Szeged Attila de Hungría, Oradea de Rumanía y hasta se aprovechaba la competición contra las dotaciones de los barcos que arribaban a nuestro puerto.

La fusión de 1943

Iniciada la década de los cuarenta, el fútbol melillense se encontraba en un estado letárgico, la afición comenzaba a darle la espalda de tal modo que, a comienzos de 1943, un grupo de notables de la sociedad melillense, conscientes de que la situación no podía continuar así, decidió tomar cartas en el asunto y planteó la necesidad de la fusión de los dos mejores clubes en uno solo, con la ambiciosa intención de dar el salto a la competición nacional, reanudada después del triste paréntesis de la guerra y apuntarse a un carro al que ya se habían subido dos ciudades hermanas, Ceuta y Tetuán.

De la unión del Juventud-Español y Melilla CF nació la Unión Deportiva Melilla en febrero de 1943

De la unión del Juventud-Español y Melilla CF nació la Unión Deportiva Melilla en febrero de 1943. Su primer presidente fue don Pedro Cabanillas Chica y su primer entrenador-jugador, el internacional por España Ramón Zabalo. Este año la UD Melilla se proclama campeón de la Copa de Marruecos, pero el ascenso a la Tercera División Nacional no se produjo hasta el año siguiente.

El domingo 24 de septiembre de 1944, la UD Melilla debutaba por primera vez en la historia representando al fútbol melillense en categoría nacional, formando parte del Grupo Noveno de la Tercera División. Jugó como visitante contra la Balompédica  Linense, perdió por dos a uno.

El domingo siguiente, 1 de octubre de 1944, hacía su debut en casa, en el Campo de la Hípica contra el Málaga CF. Tampoco fue un debut afortunado, pues vencieron los malagueños por cinco a cero. Sin duda, se pagó la novatada. No obstante, el proyecto era muy serio y ambicioso y no desanimó a nadie. Abonado el peaje del primerizo, la UD Melilla alcanzaba el ascenso a la Segunda División en la temporada 1949/1950. En seis años el fútbol melillense iba camino de la cima, sólo la desgracia de un fatal  accidente de carretera le puso freno un infausto día de enero del año de 1951, pero esa es otra historia.