Primera derrota de la temporada del Melilla Baloncesto (80-70)

CMB 22-10-2017 - Melilla Baloncesto

  • El equipo de Alejandro Alcoba fue a remolque durante todo el partido

Los melillenses encajaron la primera derrota de la temporada y perdieron su imbatibilidad en la temporada, tras caer por 80-70 ante Levitec Huesca en un partido para olvidar por parte de los azulinos.

No podía comenzar de mejor manera el partido para los azulino. Con un gran acierto exterior y controlando el rebote, endosaban un 0-8 de parcial con apenas dos minutos de encuentro disputados y que obligaba a Guillermo Arenas a parar el encuentro. Como si del Doctor Jekyll y Mr. Hide se tratase, la cara del Club Melilla Baloncesto cambió por completo. En defensa, los problemas en los ajustes de la zona planteada por Alejandro Alcoba y las pérdidas de balón provocaba un 23-2 de parcial que daba otra perspectiva al choque (22-11, min. 7). Una canasta de Kapelan permitía al Decano irse al final del primer acto por debajo de la psicológica diferencia de los diez puntos (26-18).

En el segundo periodo el equipo seguía acusando los mismos problemas del primer cuarto. Ello permitía que Levitec Huesca siguiera manteniendo rentas cómodas en los primeros compases de este cuarto. Melilla Baloncesto conseguía recortar la diferencia a cinco puntos 32-28, de la mano de un Pablo Almazán que tiraba de galones. En defensa el Decano apretaba, pero la mala suerte parecía cebarse con él, que veía como los oscenses anotaban varias canastas sobre el final de posesión que devolvía de nuevo la decena de puntos de ventaja a los locales (40-30). La entrada en pista del Edu Durán dio frescura a los azulinos que minimizaban el daño y se iban a vestuarios con solo dos puntos de desventajas, 42-40.

En la segunda mitad, Melilla Baloncesto salía a la pista una vocación mucho más clara de jugar con sus interiores. En defensa también el equipo subía enteros y frenaba el ímpetu oscense para acercarse en el electrónico (50-48). Pero nunca llegaron los de Alejandro Alcoba a ponerse por delante. Eso supuso una losa para el equipo al final de este periodo y provocó un nuevo tirón de los locales para marcharse con un cómodo colchón al final de este cuarto (63-52).

No mejoraron las cosas en el cuarto y definitivo acto. De hecho, el equipo jugó sus peores minutos de la temporada de cara al aro. Más de cinco minutos tardaron los de Alejandro Alcoba en anotar su primera canasta. Tampoco anotaba Levitec Huesca con fluidez, pero su ventaja fue suficiente para llegar sin agobios a los minutos finales y llevarse la victoria por 80-70.

Primera derrota de la temporada del Melilla Baloncesto (80-70)

  • El equipo de Alejandro Alcoba fue a remolque durante todo el partido

Los melillenses encajaron la primera derrota de la temporada y perdieron su imbatibilidad en la temporada, tras caer por 80-70 ante Levitec Huesca en un partido para olvidar por parte de los azulinos.

No podía comenzar de mejor manera el partido para los azulino. Con un gran acierto exterior y controlando el rebote, endosaban un 0-8 de parcial con apenas dos minutos de encuentro disputados y que obligaba a Guillermo Arenas a parar el encuentro. Como si del Doctor Jekyll y Mr. Hide se tratase, la cara del Club Melilla Baloncesto cambió por completo. En defensa, los problemas en los ajustes de la zona planteada por Alejandro Alcoba y las pérdidas de balón provocaba un 23-2 de parcial que daba otra perspectiva al choque (22-11, min. 7). Una canasta de Kapelan permitía al Decano irse al final del primer acto por debajo de la psicológica diferencia de los diez puntos (26-18).

En el segundo periodo el equipo seguía acusando los mismos problemas del primer cuarto. Ello permitía que Levitec Huesca siguiera manteniendo rentas cómodas en los primeros compases de este cuarto. Melilla Baloncesto conseguía recortar la diferencia a cinco puntos 32-28, de la mano de un Pablo Almazán que tiraba de galones. En defensa el Decano apretaba, pero la mala suerte parecía cebarse con él, que veía como los oscenses anotaban varias canastas sobre el final de posesión que devolvía de nuevo la decena de puntos de ventaja a los locales (40-30). La entrada en pista del Edu Durán dio frescura a los azulinos que minimizaban el daño y se iban a vestuarios con solo dos puntos de desventajas, 42-40.

En la segunda mitad, Melilla Baloncesto salía a la pista una vocación mucho más clara de jugar con sus interiores. En defensa también el equipo subía enteros y frenaba el ímpetu oscense para acercarse en el electrónico (50-48). Pero nunca llegaron los de Alejandro Alcoba a ponerse por delante. Eso supuso una losa para el equipo al final de este periodo y provocó un nuevo tirón de los locales para marcharse con un cómodo colchón al final de este cuarto (63-52).

No mejoraron las cosas en el cuarto y definitivo acto. De hecho, el equipo jugó sus peores minutos de la temporada de cara al aro. Más de cinco minutos tardaron los de Alejandro Alcoba en anotar su primera canasta. Tampoco anotaba Levitec Huesca con fluidez, pero su ventaja fue suficiente para llegar sin agobios a los minutos finales y llevarse la victoria por 80-70.