Body-Check Jesús Martínez

Selección júnior melillense de baloncesto

20-06-2013

Por todo ello, me gustaría felicitar a los responsables  de este proyecto y animarles para que perseveren y, en la medida de lo posible, se extienda al resto de categorías del baloncesto de Melilla. Pasen ustedes una feliz semana.

“Me gustaría felicitar a los responsables  de este proyecto y animarles para que perseveren y, en la medida de lo posible, se extienda al resto de categorías del baloncesto de Melilla”

La “selección júnior” es un proyecto promovido por la FMB y apoyado económicamente por la Ciudad Autónoma, a través de la Consejería de Fomento, Juventud y Deportes, consistente en formar un equipo de baloncesto con los mejores jugadores melillenses en edad juvenil y competir en la liga local malagueña, como si de un club más se tratase. Los jugadores siguen perteneciendo a sus clubes de origen en Melilla y compitiendo en las competiciones locales, mientras que participan en la liga malagueña. Este equipo viaja cada dos fines de semana, disputando dos partidos en cada desplazamiento, uno como visitante, en la cancha del rival contra el que compitan, y otro como local, en el pabellón que la Universidad de Málaga cede para este fin.

Jugadores del Real Club Marítimo de Melilla, La Salle, Club Melilla Baloncesto y Enrique Soler, entrenan y compiten juntos, en un proyecto que, con apenas dos años de vida, pone de manifiesto que la colaboración en el baloncesto melillense es posible y que ya empieza a dar sus frutos, en forma de jugadores formados y preparados para competir con garantías en categorías superiores.

El proyecto desmiente aquella afirmación, que tan mal me sienta, de que “los jugadores locales no valen para categorías superiores, EBA, LEB”.  Esto no es más que una excusa para justificar el mal trabajo de cantera que se ha hecho en Melilla durante muchos años. En cuanto, se empieza a trabajar con solidez y seriedad, con entrenadores preparados y medios materiales y económicos a su disposición, los jugadores locales demuestran que son consistentes en el trabajo y que son capaces de competir con dignidad con cualquier rival al que se enfrenten.

Si no estoy mal informado, el proyecto tiene un coste anual de cerca de 30.000 euros y, sin ningún género de duda, puedo decir que es el dinero mejor invertido en el baloncesto melillense y el que mayor rentabilidad social, deportiva y económica está generando.

Espero que no tarde mucho en arrancar el mismo proyecto en categoría femenina e incluso creo que sería conveniente extrapolarlo a la categoría cadete, para que así desde esa edad los jugadores tengan ocasión de competir con regularidad contra rivales que les hagan ir creciendo humana y deportivamente.

Por lo que nos cuesta alguno de los jugadores de los equipos profesionales (sueldos, alojamiento, billetes de avión y demás contraprestaciones materiales), podemos sufragar durante una temporada entera, tanto en categoría masculina como en femenina, esta interesante iniciativa.

Pudiera parecer que estos viajes que tienen que realizar los jugadores para disputar esta competición pudieran afectarles en sus estudios, sin embargo los resultados académicos no sólo no se están resintiendo, sino que estos desplazamientos están suponiendo un revulsivo y un estímulo para afrontar las obligaciones escolares con mayor dedicación.

Por todo ello, me gustaría felicitar a los responsables  de este proyecto y animarles para que perseveren y, en la medida de lo posible, se extienda al resto de categorías del baloncesto de Melilla. Pasen ustedes una feliz semana.