Entrena a tu mente Enrique Roldán

¿Entrenas o educas?

13-06-2013

¿Te dedicas a entrenar a chavales en el deporte base? Muchas gracias, de corazón. Sólo el que se dedica a esta actividad conoce el tiempo que le dedica, las preocupaciones que le acechan y el grado de responsabilidad que supone tener a los hijos e hijas de otras personas a su cargo durante tres o más horas a la semana con frío, calor, lluvia o viento. Conocerás de sobra el número de llamadas para confirmar horarios de partidos, idas y venidas para dejar a los chicos en sus casas o recogerlos, horas de preparación de los entrenamientos o partidos y siempre con un talante positivo. Y sólo los entrenadores de base conocen el sacrificio que supone para sus propias familias el dedicar un fin de semana tras otro al deporte dejando en ocasiones un poco de lado las obligaciones o el ocio con sus seres queridos.

"Lo primero que tiene que plantearse un técnico deportivo que trabaja con los deportistas jóvenes es que su actividad debe ser más educativa que deportiva"

Hay un nexo común a los entrenadores de base de cualquier modalidad deportiva: tiene que gustarte el trabajo con niños y jóvenes, en caso contrario, no has elegido bien.

Y lo primero que tiene que plantearse un técnico deportivo que trabaja con los deportistas jóvenes es que su actividad debe ser más educativa que deportiva, si por tal entendemos la competición y la búsqueda del resultado. Los entrenadores de base son EDUCADORES (con mayúsculas) que aprovechan una actividad muy gratificante para el niño, como es el deporte, para transmitir conocimientos, valores, objetivos, y ayudar a conformar su personalidad.

Un entrenador o entrenadora tiene un tremendo potencial para influir en los chicos y chicas con los que trabaja. A los chicos, la familia les viene dada, el colegio y los profesores los eligen sus padres, pero, en la mayor parte de las ocasiones son ellos los que eligen el deporte y el club en el que quieren desarrollar su actividad preferida, y esto hace del deporte base una magnífica oportunidad para realizar un ejercicio de enseñanza-aprendizaje que va mucho más allá de la técnica o la táctica propia del deporte que se practique.

En Psicología hay una premisa fundamental en los procesos de aprendizaje: cuanto más importante sea para el niño la figura del educador, mayor impacto tendrá lo que les transmita. Esto hace que la conducta del entrenador de base sea un ejemplo a seguir por los chicos, así que se debe tener especial cuidado con la información y los conocimientos que se transmiten, pero aún más con la información no verbal que el entrenador envía mediante gestos, miradas o cualquier otra conducta que los chicos presencien.

Si eres entrenador o entrenadora, te reitero mi agradecimiento pero nunca dejes de lado la función educativa de la actividad que realizas pues es mucho más importante que ganar un partido o un campeonato, y tendrá una influencia mucho más profunda en la personalidad de tus chicos y chicas. Haz que tus chicos sean felices con el deporte que les gusta.