Poste alto-Poste bajo Juanma Pastor

El perímetro de Lleida es una constante amenaza para el equipo rival

26-11-2014

  • Su primera opción es siempre correr para anotar en transición, incluso sus hombres grandes pueden jugar esta situación

  • Lleida posee unos guarismos más que correctos a la hora de defender, 68,8 puntos encajados por partido, pero su problema para generar y jugar desde la pintura les hace sólo anotar 71,25 puntos por encuentro

Jugadores como Janis Kaufmanis, Jose Simeón, Juan Pablo Sutina y Gregory Kahlig, forman un perímetro demoledor a la hora de atacar, pero también a la hora de defender. Tienen claro que la primera opción, después de capturar el rebote defensivo, es correr y anotar en contraataque o en transición. Exprimen esta filosofía de juego porque tienen jugadores capacitados para ello y para leer estas situaciones de partido, incluso sus piezas interiores también pueden sumarse a tal opción.

Analicemos el último partido del alero Gregory Kahlig: 8/14 en triples:

Es un equipo que juega a rachas, ya que su juego exterior prevalece sobre su juego interior. Pueden ser demoledores, siempre y cuando el perímetro tenga su día, y también se le puede volver en contra si el día no es el idóneo para los tiradores. Sus hombres grandes son las segundas opciones de este equipo, pero no podemos menospreciarlos, ya que Alfonso Alzamora aporta experiencia y Javi Mújica, Fakuade y Fran Guerra aportan fuerza, potencia y sobre todo van cada partido a más.

Como hemos dicho al principio, piensan continuamente en jugar rápido después de rebote y anotar en transición, pero también su juego ofensivo se basa en llegar casi siempre al 2x2 con bloqueos directos, con diferentes matices pero al final buscan un juego donde les beneficie, y casi siempre es para sus exteriores.

A la hora de jugar situaciones de banda y fondo, mantienen la misma filosofía del juego 2x2 con bloqueos directos,  con lo que hace que sean situaciones de partido y no aisladas.

En acciones de 2x2, interior exterior, no son capaces de generar situaciones desde la pintura, pero Fran Guerra y Fakuade siempre están dispuestos a cargar el rebote ofensivo.

Vemos claramente que es un perímetro con mucho potencial ofensivo, pero cuando tienen que ponerse el mono para defender no llegan al nivel ofensivo, pero defienden muy correctamente, aunque bien es cierto que les cuesta leer las ayudas, y sobre todo tienen problemas a la hora de defender al hombre sin balón, bien en situaciones de cortes de los exteriores o bien en situaciones de defensa al pase interior.

A veces son muy atrevidos y en los bloqueos directos cambian automáticamente de hombre, quedándose un pequeño con un grande dentro de la pintura.

No descartan presionar el saque de fondo con sus jugadores grandes, capaces de hacer dudar al ataque rival y generar situaciones de robo más canasta.

Imágenes: FEBtv