Poste alto-Poste bajo Juanma Pastor

Análisis de la derrota del Melilla Baloncesto ante Planasa Navarra

10-11-2014

  • La actitud del Decano en una semana atípica por lesiones y problemas físicos hace que compitan hasta el final del partido

  • Las diferentes defensas alternativas que propone Navarra destrozan el ataque melillense

El cuerpo técnico del Melilla baloncesto sorprendía en el 5 inicial con Adrián Laso. Con este detalle querían gestionar los minutos para los jugadores interiores y así llegar a final de partido con Devin Wright y Eduardo Gatell con garantías en faltas personales y físicas, pero las dos faltas de Edu en 4 minutos y el poco acierto de Wright en los dos primeros cuartos hacen que Laso tenga más protagonismo durante el partido.

Melilla empieza con más corazón que cabeza, pero una vez más la actitud defensiva hace subsistir al equipo ante las constantes precipitaciones en ataques. 

Somos capaces de retrasar e incluso tapar los pases interiores a Sonseca, pero la línea exterior llega tarde a los tiros y penetraciones de Miguel Ortega, Pablo Almazán y Bonhome. Garrido es el único del perímetro que está correcto tanto en ataque como en defensa, haciendo un trabajo defensivo desde la subida del balón, hasta tener al Decano en el partido con sus tiros de 3 puntos. 

A falta de 59 segundos para finalizar el primer cuarto sale a pista Álvaro García para defender a Bonhome y una vez más el canterano cumple con su cometido. Los 3:50 que está en cancha el melillense defiende a tres jugadores diferentes: Bonhome, Servera y Pablo Almazán. En ese tiempo ninguno de los tres hace canasta y tampoco genera situaciones de peligro para su equipo. Reconocimiento al trabajo del canterano.

A falta de 6 minutos para finalizar el segundo cuarto, Alcoba pone a su equipo en zona y esto hace reaccionar al Decano pero no llegan a tener una regularidad que les haga hacerse con el partido. Una vez más hay falta de concentración haciendo faltas innecesarias con bonus en nuestro casillero. 

Pelayo salta a pista a 14 segundos para terminar la primera parte para hacer la última defensa, pero el rebote cae en manos de Sonseca y no podemos evitar la canasta. Finaliza el segundo cuarto con 37-35, malas sensaciones en ataque y correctos en defensa. Hay dos datos que resumen el ataque melillense, 7 pérdidas de balón y un 2/11 en tiros de 3 puntos. 

El penúltimo cuarto empieza con 8 puntos seguidos de Iván García en tan solo 3 minutos, ante la débil defensa de Tsiaras. Navarra empieza a enseñar las armas para llevarse el partido: se pone en zona, alternándola con una zona mixta en triángulo y dos (tres jugadores en zona y dos en individual con Bravo y Garrido). Ante estas variables defensivas somos incapaces de leer estas situaciones y los ataques se nos hacen eternos. Tres minutos sin anotar y le damos segundas opciones de tiro. Aun así el equipo muestra una vez casta y nos vamos al último cuarto 55-55. 

Un Quique Garrido sobresaliente nos hace mantener la llama encendida, pero a falta de 6 minutos Planasa Navarra vuelve a ponerse en zona y con ello mata nuestras esperanzas. Un parcial de 0-8 rompe el partido. Nuevamente no identificamos la defensa y no sabemos atacarla. 

Ha sido una semana atípica ya que las lesiones y problemas físicos hacen que sólo el jueves por la mañana hagan 5x5. El resto de los días han entrenado con 6 ó 7 jugadores. Esto no es excusa y habrá que seguir corrigiendo los errores antiguos y los nuevos y una vez más FICHAR A UN 5.

Imágenes: FEBtv