Poste alto-Poste bajo Juanma Pastor

La defensa del Melilla Baloncesto en Oviedo es digna de los mejores bailes salón

03-11-2014

  • Una de las calves de la victoria es el porcentaje 2/15 en tiros de 3 que hacen Víctor Pérez y Álvaro Muñoz

  • Melilla, ahora más que nunca, debe tener los pies en el suelo y seguir trabajando muy duro las asignaturas pendientes, que son muchas aún: pérdidas de balón, rebote ofensivo y porcentajes del tiro libre

Melilla llegó a Oviedo con las ideas muy claras para afrontar el partido. Una defensa altruista y generosa hace que Oviedo no pueda desarrollar su mejor juego en ataque. Desarticulamos la creencia de Oviedo en su juego rápido y de querer anotar en transición, a través de cargar el rebote ofensivo y retrasar su primer pase de contraataque, bien con el grande o bien con líneas de pases a Ferrán Bassas y Joan Creus.

La defensa de Melilla disciplinada e inteligente a los exteriores en los cortes por línea de fondo crean un estado de ansiedad al equipo local que hacen que lleguen forzados en situaciones finales de posesión. Hay imágenes que hablan por sí solas y es la cohesión de los cinco jugadores en pista con respecto a la defensa del balón cuando está en el poste bajo.

En ataque, el Decano afronta la salida de presión de una manera descarada y con decisión, haciendo sacar de fondo al base Quique Garrido o a Eric Sánchez. Este detalle aminora los errores en ataque, llegando a pista ofensiva con garantías en tiempo y forma.

El Decano muestra su mejor versión en ataque gracias a la defensa de casta y sobre todo perspicaz. Sin estas señas de identidad no atacaríamos con esa seguridad y confianza.

Hay un dato que me gusta y me ilusiona, y es que hacemos más tiros libres que tiros de 3 puntos. Esto demuestra que jugamos con el jugador más importante de un equipo de baloncesto, que es el pívot. Este apunte hace que un equipo gane grandes cosas. Jugar la primera opción interior y generar desde ahí aumenta los valores como equipo.

Castigamos a la defensa ovetense con nuestros ataques largos a 20-22 segundos, haciendo que sea casi imposible que los 5 jugadores de pista mantengan una concentración constante atrás.

Alejandro Alcoba sigue mostrando su confianza con respecto a jugadores de Melilla y vuelve a sacar a pista a Pelayo Larraona en otro momento importante de partido, esta vez en el segundo cuarto, no cometiendo errores y anotando.

Particularmente, e insisto, Melilla necesita imperiosamente fichar aunque hayamos salvado partidos con las bajas que tenemos. Edu Gatell y Devin Whrigt están acumulando muchos minutos en pista (minutos de postear, jugar duro, cuerpo a cuerpo,…), y esto puede pasar factura en un futuro.

* Imágenes: FEBtv