Poste alto-Poste bajo Juanma Pastor

La suerte y el azar, de nuevo del lado del Melilla Baloncesto

22-02-2016

  • Peñas se pudo el partido prácticamente sin dos de sus mejores jugadores

  • Físicamente el Decano lo pasó muy mal

  • Marcos Suka vale lo que vale por ganar partidos como Burgos o Huesca

Con muchas más dudas nos deja el Decano tras el partido disputado el viernes contra un Peñas Huesca muy limitado para anotar, y más cuando llegaron a Melilla sin su mejor jugador como Lluis Costa y prácticamente la NO participación de su otro mejor jugador, Goran Huskic, por sus tres faltas personales en el segundo cuarto. Pero bien es cierto que se hace más digestivo solventar esta “crisis post Copa” con victorias en casa aunque sean in extremis, como ante Burgos y ahora Huesca.

Pero sinceramente, ¿alguien apostaría ahora mismo rotundamente por el Decano lejos del Imbroda, e incluso algún partido de los que nos queda en casa? Pues tal y como se están desenvolviendos los partidos, muchas dudas nos quedan. El equipo sufre un verdadero atasco físico y el viernes quedó patente en el parqué del Javier Imbroda.

Comenzaba el partido nuevamente con Edu Gatell de inicio y pletórico en las primeras acciones de juego, tres tapones y dos canastas consecutivas. Ellos sorprendían dejando a GORAN HUSCKIC en el banco. Alcoba inició el choque muy tácticamente con su habitual defensa en zona 2-1-2 después de canasta convertida que descentró al equipo de Quim Costa, que ofensivamente, y con la marcha de Lluis Costa, anda muy limitado a la hora de  anotar. Sólo la actividad defensiva del equipo visitante, que en la segunda parte sería clave, les hacía estar en el partido en el primer cuarto, terminando 18-14.

Un gran segundo cuarto de los chicos de Alcoba, con una gran defensa en el bloqueo directo y con las ideas muy claras en ataque, abría las primeras diferencias importantes en el partido y  al descanso parecía que casi todo estaba resuelto, 40-26, y Huesca, con serios problemas en ataque y con su mejor jugador con tres faltas, HUSCKIC.

Tras el descanso comenzó otro partido muy diferente. Huesca subió la intensidad defensiva, sobre todo en las líneas de pase y mucha más actividad en la defensa del bloqueo directo, y fue capaz de bajar los 14 puntos con los que se fueron al descanso y ponerse sólo a 6, y con muy buenas sensaciones, 54-48. El Decano estaba tocado. Físicamente se veía un equipo roto y sin saber qué hacer en ataque. Hay situaciones en campo ofensivo que hasta 4 jugadores están parados sin saber qué hacer. En cambio Huesca, aun siguiendo muy limitado en ataque, fue capaz de poner en un puño el partido, gracias a la intensidad defensiva impuesta por Quim Costa a los suyos. Llegaron a ponerse a sólo 1 punto, 59-58, pero un tiempo muerto del melillense Alcoba resurgió al equipo local y recuperó una pequeña ventaja, 66-58. Pero nuevamente un gran Huesca en el plano defensivo y un atascado Melilla pusieron un 70-70 a falta de 9 segundos para finalizar el partido, y dejaron nuevamente que el azar y la calidad individual decidiera. Y así fue y otra vez un Suka que se erige como “amo” de este Melilla que se aferra a la suerte y a las individualidades para sacar los partidos de casa. Final de partido, 72-70.

Marcos Suka vale lo que vale por situaciones como estas y por dar victorias que podrían haber sido derrotas como la de Burgos y esta ultima de Huesca.

ESTADO FÍSICO ACTUAL DEL MELILLA BALONCESTO:

 

LA SUERTE Y EL AZAR SE ALÍA CON EL DECANO DE LA LEB: