Entrena a tu mente Enrique Roldán

No hablemos de divanes

17-08-2013

Durante las vacaciones se tiene tiempo de leer con más detenimiento la prensa y eso me ha llevado a detectar en unos pocos días varias noticias que los medios deportivos nacionales han publicado con temas relacionados, supuestamente, con la psicología deportiva:

Illarramendi se tumba en el diván de Zidane  http://www.finanzas.com/noticias-001/real-madrid/20130804/illarramendi-tumba-divan-zidane-2431791.html#VwZ1Pr89oU4uHuOn

La Psicología Deportiva es una forma más que tienen los deportistas de mejorar su rendimiento

Mourinho, el psicólogo 

http://www.sport.es/es/noticias/futbol-internacional/mourinho-psicologo-2577460

Maradona será "director técnico anímico" de un equipo de la quinta categoría argentina
 http://www.20minutos.es/noticia/1896833/0/maradona/entrenador/argentina/#xtor=AD-15&xts=467263

Son sólo tres ejemplos de lo aparecido y que pueden llevar a confusión a las personas que relacionan la psicología con el mundo del deporte.

Hablar de un segundo entrenador que tiene un diván (no creo que haya psicólogos deportivos que psicoanalicen), de un primer entrenador psicólogo, por muy buen líder que sea, o de un ex jugador que sea director técnico anímico, que no sé lo que es, sinceramente, es un error que comenten estos medios supuestamente especializados en materia deportiva.

Podían peguntar y asesorase a los muchos y muy buenos psicólogos y psicólogas deportivas que hay en nuestro país, ante de cometer un disparate de tamaño calibre. Pienso en Chema Buceta o Patricia Ramírez y creo que estarán de acuerdo conmigo.

La Psicología Deportiva es una forma más que tienen los deportistas de mejorar su rendimiento. Al igual que se preparan físicamente, también se necesita una preparación mental. El psicólogo deportivo puede actuar de muy diversas maneras con un equipo  o un deportista individual, mejorando su capacidad de afrontar retos, controlar el estrés competitivo, aumentar su capacidad atencional o de concentración,... Para todo ello se requieren unos conocimientos que, habitualmente, los entrenadores no poseen o no son especialistas en ellos, de ahí la importancia de contar con un psicólogo deportivo.

Un entrenador, como Mourinho o Guardiola, puede tener unas dotes innatas de líder, de manejo del vestuario, de manejo de contingencias para la obtención de gratificaciones, de comunicación, pero no está técnicamente preparado para afrontar otro tipo de necesidades psicológicas de los deportistas ni para enseñarles herramientas que mejoren su rendimiento.

Así que, por favor, no mezclemos conceptos ni confundamos a los aficionados al deporte. Bastante complicada es ya la inclusión del psicólogo deportivo en los staff técnicos de los clubes como para encima confundir con sesiones de psicoanálisis freudiano.