Poste alto-Poste bajo Juanma Pastor

La victoria del Decano no despeja dudas sobre su estado actual

12-11-2015

  • El Melilla Baloncesto jugó mejor con Pelayo Larraona en la pista

  • Los tiros libres acabaron decidiendo el triunfo melillense

Peñas Huesca no nos hizo ni defensa mixta de triángulo y dos ni defensa en zona, como nos hizo Castellón la semana pasada en Melilla. Pero sí nos puso entre las cuerdas con brotes de intensa defensa hombre a hombre, sobre todo en las líneas de pase en el primer y último cuarto.

El partido empezó con un equipo local agresivo en las líneas de pase y jugando muy rápido, situación que al Decano no le va demasiado bien y sobrevivíamos del juego exterior. El primer  cuarto finalizó con una ventaja de 5 puntos para el equipo que dirige Quim Costa. La sensación del conjunto de Alcoba era pobre y en la línea de los últimos partidos.

La salida del segundo cuarto con un Pelayo Larraona intenso y contagiando al equipo melillense dejó en sólo 4 puntos al equipo local. Volvimos a la senda de la buena defensa y a ser generosos atrás. En este cuarto sí conectábamos con el juego interior y fue un cuarto para mostrar y seguir en esa línea. Destacar que, por primera vez, jugaron juntos Sonseca y Gatell, pero la segunda falta de Edu Sonseca truncó este detalle. Marcos Suka y sus molestias retrasaron su salida y no jugó hasta el segundo cuarto. Finalizó la primera parte y el marcador decía que el partido aún no estaba en poder de nadie, 26-31.

El comienzo de la segunda parte fue muy a favor de un Melilla más metido en el partido con buenas defensas y con conexiones constantes con Gatell y Sonseca, pero nos visitó nuevamente la irregularidad y, de ir 11 arriba, cometimos una antideportiva y volvimos a meter al equipo oscense en el partido. El equipo que dirige el melillense Alejandro Alcoba se contagió del juego de Peñas Huesca y volvimos a la senda de las pérdidas de balón. 40-46 a falta de 2 minutos y regresó Pelayo. Con este cambio el Decano volvió a coger la ventaja de 9 puntos, 45-54, y finalizó el tercer cuarto. El Melilla Baloncesto estaba poco cómodo y con muchas dudas.

Y arrancó el último cuarto donde el Decano debe ser estudiado y en profundidad. Los discípulos de Alcoba no metieron la primera canasta hasta el minuto 5. Un parcial de 11-0 a favor del equipo local con un Cristian Díaz pletórico puso los guarismos a falta de 4:07 para finalizar el partido en 58-59. Era un Melilla sin ideas en ataques, volviendo a no conectar con el juego interior y perdiendo balones en el perímetro que eran castigados una y otra vez por Huesca con contraataques. Hubo un detalle que declina la victoria del equipo melillense y fueron las faltas de Peñas, que mandó al Decano en cada falta personal al tiro libre. Gracias a eso, 9 tiros libres seguidos de Melilla, llegó un pequeño colchón de ventaja para respirar y dejar el resultado final en 62-71.

Difícil se le va hacer al Decano ganar partidos jugando con estos altibajos y con nuevamente 16 pérdidas. Destacar el partido de Pelayo Larraona, que resucitaba al equipo cuando salía a pista y fue importante en la remontada inicial y en la finalización del tercer cuarto.      

ESTADÍSTICA DEL PARTIDO:

http://competiciones.feb.es/estadisticas/Partido.aspx?p=1547281